La muerte y la eterna juventud

A veces un descubrimiento científico  al que no prestaríamos atención por su  tecnicismo nos pone ante una paradoja de nuestra propia vida. Así sucede con lo que explica este artículo Los peligros de la eterna juventud y que podríamos resumir así: la eterna juventud es el cáncer. Y ahí la paradoja. El descubrimiento de una enzima que podría impedir la muerte de las células, y permitirles que siguieran reproduciéndose indefinidamente, resulta que es el mismo proceso que siguen las células cancerígenas: que no mueren nunca… y es justamente esta proliferación lo que provoca la muerte del ser humano. 

Este discurso social actual de equiparar salud y juventud eterna: sin arrugas, sin un gramo de grasa, sin que nada se “caiga” aunque para ello tengamos que mutilar el cuerpo, sin dolores de ningún tipo, se parece demasiado a esa repetición celular indefinida que produce la inmortalidad celular  pero mata al sujeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: