Farmacéuticas, periodistas, “periodistas entre comillas” y ciudadanía activa.

Quiero escribir sobre muchas cosas, y una y otra vez, se me presenta la gripe porcina y todas sus ramificaciones. Veamos: hace un mes, en plena efervescencia marketinguera (de marketing) de la vacuna y después del ya famoso vídeo de la Dra. Forcades, el diario “El País”, publicó un artículo con el título de desmontando a la monja-bulo.

Hubo numerosos lectores que protestaron, entre ellos yo misma, enviando esta carta que transcribo y provocó la intervención de la defensora del lector, Milagros Pérez Oliva, la monja y las teorías de la conspiración.

A Milagros  Pérez Oliva, defensora del lector:

Apreciada defensora del lector:

Soy lectora de “El País”, desde sus inicios. A veces estoy más o menos de acuerdo con lo que leo, me gusta más o menos, pero es la primera vez que escribo. Y lo hago a la defensora del lector, no únicamente por el cargo, sino por quién lo ocupa, Milagros Pérez Oliva, a quién considero una de las pocas personas que en Catalunya puede hablar con autoridad, sobre el tema de salud y sistema sanitario, en ruedas de prensa, seminarios, comunicaciones… en fin en todo lo que conlleva su función pública como periodista experta en este tema. Y lo digo porque se nota mucho su ausencia para perjuicio de los lectores y en no pocas ocasiones, contento de quienes convocan esas ruedas de prensa que  cada vez más se encuentran con periodistas que conocen muy poco del tema que tratan.

No sé si es el caso de los que firman el lamentable artículo que “El País” publicó el domingo 1 de noviembre con el título “desmontando a la monja – bulo”, pero lo parece.

Ese artículo contiene todas y cada una de las acusaciones que se vierten contra la médica y Dra. Teresa Forcades:

  • su “hábito” de periodistas. También parecen serios, aunque dudo que actúen con buena intención
  • sus medias verdades, sus acusaciones veladas. Si dudan de los títulos académicos de la Dra. Forcades, que se molesten un poco en investigarlos y así, sus lectores, podríamos estar informados  de, si además de médica, que eso sí lo dan por cierto, también es Dra. Supongo que conocen la diferencia entre ser médica y ser doctora.
  • sus descalificaciones. A ella y a la ciudadanía. En la, mal escogida analogía con Mary Poppins.
  • la calificación de “librito” para su libro sobre las farmacéuticas. Transmítales también que no es su “única publicación”. Les apunto uno más: la teología feminista en la historia”. Fragmenta editorial, sll 2007. Un minuto de trabajo en la Red.

Y unas cuantas observaciones

  • la defensora del lector debería ilustrarles con todo el historial de “errores” de la farmacéutica Baxter, aunque pueden encontrarlo por si mismos en esa Red que es “ineludible”, también para las Big Pharma, incluida la Pfizer de “el jardinero fiel” y que los dos periodistas conocen. Emilio de Benito creo que puede hablar del caso novartis en el acceso a los medicamentos.
  • por si  acaso únicamente han visto el vídeo, hágales llegar el documento escrito de la  Dra. Forcades, en donde todas las afirmaciones están documentadas, a excepción de la conspiración, que ella misma dice que se arrepiente de decirlo. Es la única afirmación no documentada. Quizás, si en vez de conspiración, ponemos “interés y beneficio comercial” nos suene más a tono con el discurso imperante que utiliza terminología económica para expresar casi todo. Seguramente el redactor jefe de Sociedad, que también escoge en su recuadro el tema de la conspiración, empleando el mismo tono, le resultaría más cómoda esta terminología. Lo digo por su especialización en economía.
  • y referente a la vacuna en sí, no voy a  molestarme en indicar todas las comunidades científicas que han mostrado su desacuerdo, prevención, oposición… Lo pueden encontrar en la red con un poco de trabajo de investigación y me gustaría que pudieran cuantificar el dineral que se han gastado (en campañas musicales, nóminas diversas, millones de folletos, presiones de todo tipo…etc.) y la fabulosa campaña de marketing, en promocionar la vacuna.
  • Alguien debería plantearse cómo es posible que un vídeo que dura casi una hora, sin ningún aditamento publicitario, ha sido visto por medio millón de personas (no sé si la cifra ya ha aumentado)

Otra cosa más para información de los periodistas que la encuentran “ilocalizable”: la Dra. Forcades está en Berlín (Alemania). Ignoro si desea o no contestar a las demandas de “El País”, pero los mismos periodistas escriben que ha aparecido en muchos medios de comunicación.

Y por último: nunca me he preguntado sobre el tema del conflicto de intereses respecto a los periodistas, pero ahora sí ¿cuál es la situación de los redactores de “El País”, respecto a posibles conflictos de intereses? Y en concreto ¿existe algún conflicto de intereses en el caso de este artículo?

Siento muchísimo el tono del artículo. Estoy segura que los dos periodistas podrían haber mostrado su desacuerdo de una manera más leal y creíble.

Gracias y saludos cordiales

Barcelona, miércoles 4 de noviembre de 2009

Olga Fernández Quiroga (simplemente como lectora)

Pues bien el país publica el 22 de diciembre un nuevo artículo el dolor como quinto signo vital, firmado por Mayka Sánchez y también a raíz de las protestas de los lectores (¡esto es participación ciudadana!),  de nuevo debe intervenir la defensora del lector.

Y lo hace de manera contundente, desvelando detalladamente todos los hechos con el título de Avances médicos con intereses ocultos y el subtítulo elocuente: “Un reportaje sobre el dolor muestra la eficacia de ciertas campañas de la industria farmacéutica para promover sus productos. La ocultación de las fuentes induce a engaño”

Me parece paradigmático de otros muchos casos que ocurren cotidianamente, aunque no cuenten con una Milagros Pérez Oliva para aclararlos. Vale la pena alargar un poco este artículo y utilizar este caso para construir este relato:

Fabricamos cápsulas ?

Un laboratorio que desea promocionar uno de sus productos, un medicamento para el dolor, crea una llamada plataforma sin dolor, a iniciativa de la Fundación Grünenthal, alojada en la Web de Grünenthal Pharma, que se definen así:

“Grünenthal Pharma es parte de la empresa multinacional alemana Grünenthal GmbH y se dedica a la investigación, desarrollo, producción y comercialización en España de productos farmacéuticos de prescripción.

Grünenthal Pharma está especializado principalmente en Dolor, y ocupa el segundo puesto en el mercado farmacéutico del Dolor en España. También tiene una fuerte implantación en Sistema Nervioso Central y en Ginecología. Grünenthal Pharma cerró el ejercicio 2008 con un crecimiento del 7,8% respecto al año anterior, lo que le sitúa en el puesto nº 9 del ranking español de laboratorios españoles por crecimiento.

En total, Grünenthal Pharma emplea aproximadamente a 500 personas “

Esta plataforma cuenta también con el apoyo de la Fundación para la Investigación en Salud, FUINSA (que tiene un apartado de salud y género, aún vacío) y informen que está dirigida por un grupo de profesionales independientes

Sí, se trata de la Web de unos laboratorios farmacéuticos. Hasta aquí, nada deleznable.

La Fundación edita una guía para periodistas, con estos objetivos

“Guía para periodistas. Entender el dolor”

  • La Guía recoge las claves necesarias para entender todos los aspectos que rodean el dolor de una manera divulgativa y fácil de entender
  • Su contenido sintético y práctico hace de este libro una herramienta muy útil en la actividad periodística diaria

Y surge el artículo citado, que además de provocar la protesta de muchos médicos, al sugerir que tratan inadecuadamente el dolor de sus pacientes, induce a que uno de ellos, Enrique Gavilán, un médico de familia de Plasencia que escribe este blog tan interesante llamado el nido del Gavilán, “el lugar dónde pongo mis huevos”, se dedique a realizar una investigación para comprobar cuáles son las supuestas excelencias de este fármaco. No las encuentra, así que sospecha que aquí hay publicidad encubierta y conflictos de intereses no declarados.

En efecto es así. La periodista que escribe el reportaje nos informa de un Congreso en Lisboa (¡OH, Lisboa, qué buena elección!) sobre el dolor al que ella asiste, loa las excelencias del fármaco citando a expertos y estudios varios…y omite todo lo demás. A saber: que los expertos, el congreso, su viaje a Lisboa, la Fundación, la campaña y la plataforma…están financiados por los laboratorios productores.

Dentro de todo el embrollo, me alegro que cada vez sean más las personas que utilizan la red para compartir su conocimiento. ¿Se les pegará algo de esto a las farmacéuticas?

La foto, de Gonzalo Zapata, es de Flickr bajo una licencia Creative Commos. Se titula ¿Fabricamos cápsulas?

Olga Fernández Quiroga

2 respuestas a Farmacéuticas, periodistas, “periodistas entre comillas” y ciudadanía activa.

  1. […] verificar datos , porque todo lo que trata sobre la vacuna del VPH , me parece sospechoso y susceptible de ocultación de datos , sobre todo en los medios de comunicación y respecto a titulares […]

  2. […] verificar datos , porque todo lo que trata sobre la vacuna del VPH , me parece sospechoso y susceptible de ocultación de datos , sobre todo en los medios de comunicación y respecto a titulares […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: