Re-pago, culpa e ideología (II)

He leído mucho y variado sobre el repago sanitario: políticos, periodistas, profesionales sanitarios, argumentaciones desde diversas perspectivas a favor y en contra, muchas muy bien razonadas, otras muchas tremendamente tergiversantes.

Me gustaría, hoy, precisar la ideología que hay detrás de esta idea, presentada como una simple cuestión técnica, del repago sanitario, es decir, el pago directo por parte de los usuarios, en el momento de utilizar un servicio, ya que es evidente que el sistema sanitario lo pagamos entre todos.

Uno de los principales argumentos a favor, fue el de la recaptación, (ver post re-pago-y-culpabilidad), conseguir más dinero, aunque pronto quedó bastante desprestigiado: regulación, equidad y sobre todo coste de implantación, así que el argumento estrella pasó a ser el de regular la demanda. La terminología utilizada es economicista, lo que no implica ningún desprestigio en sí misma, si no fuera porque no estamos hablando de vender tornillos. La demanda y por ende, el consumo, es el eje de nuestro sistema de mercado, pero muy pronto comprobamos, para nuestra desgracia, que consumir la salud es lo contrario de consumo.

O sea, que regular la demanda, quiere decir imponer un castigo a la población (¡ay, cómo me recuerda al perro de Paulov y sus experimentos conductistas!) en este caso pagar, para que no “demande tanto”, para que se conciencia de que “la salud no es gratis”. Y yo que pienso, supongo que inocentemente, que la gente cuando enfermamos, aunque sea una simple gripe, somos muy pero que muy conscientes de que la salud no es gratis.

Se tiene que educar al ciudadano irresponsable y nada mejor que hacerlo con el topicazo de premio y castigo. Esa es la ideología.

Bajo la excusa de ejercer la responsabilidad, se concluye inmediatamente en la culpabilidad de la gente, atribuyéndole “la responsabilidad” de la sostenibilidad del sistema .Y como suele decir J.J. Millás en sus crónicas, ¿qué diablos quiere decir sostenibilidad en términos de salud de la población? ¿Quién es la gente?

Que yo sepa solo hay dos/tres circuitos en los que el usuario/paciente, decide a su libre albedrío:

– El médico de familia/enfermería: al parecer vamos por nada. Si la gente va al médico es porque le pasa algo, y lo que le pasa a cada uno tiene que ver con la subjetividad de cada uno. Y si para A, tener 37 de fiebre no es nada, para B, puede significar una hecatombe, por mucho que el manual o el protocolo diga que 37 no es fiebre.

– Urgencias hospitalarias, a dónde vamos, como quién va de vacaciones. Un clásico. Se culpa a la población de las debilidades de la Asistencia Primaria. Y si va a urgencias en lugar de ir al consultorio de Atención Primaria, es porque ese ha sido el circuito que se le ha dicho hasta ahora. Si se instaura otro mejor, que pasa necesariamente por mejorar la Atención Primaria, la ciudadanía lo adoptará. Es por esto que las urgencias hospitalarias actúan como una especie de servicio de asistencia primaria.

Si hablamos de responsabilidad, no hablamos de culpa, hablamos de responsabilidad de todos los sujetos de participación, es decir, toda la sociedad. Compartida. En la culpa, hay una parte, la que acusa, que se excluye. Esa es la ideología. Aquí deja de funcionar aquello del sistema de salud como una creación colectiva y con roles intercambiables.

Como ciudadanos tenemos toda la responsabilidad. Elegir a nuestros políticos que a su vez definen un modelo de sanidad y que eligen a los gestores sanitarios. Tenemos la responsabilidad de participar más allá de la papeleta de votación, en el sistema, con todas las modalidades que se nos presenten. Y exigir transparencia y que cada cuál cumpla con su parte de responsabilidad.

Como usuarios/pacientes, también tenemos una parte de responsabilidad, la que concierne a la propia salud, en la medida en que podemos. Hay factores inconscientes, medioambientales, alimentarios, de desigualdades diversas en los que podemos intervenir sólo en parte.

Las demás responsabilidades específicas corresponden a profesionales sanitarios, empleados, gestores, y políticos.

Y sí, claro que hay usuarios/pacientes irresponsables, pero en el mismo porcentaje que gestores irresponsables, profesionales irresponsables, políticos irresponsables, empleados irresponsables y periodistas irresponsables.

Si hablamos de responsabilidad, hablemos de didáctica, de pedagogía, explicando que la sanidad, el sistema sanitario, se paga con los impuestos, hablemos de qué son los impuestos, qué clases de impuestos, cómo se recaudan, qué son los presupuestos del Estado, cómo se reparten, cómo se gastan, cómo, cuándo y a quién se le suben impuestos…pero sin ostentar la posición del saber, esa posición ideológica que salga del sector que salga siempre implica la idea de una ciudadanía infantilizada, sometida y siempre culpable. Justo lo contrario de una ciudadanía responsable.

El último artículo de la serie, será un listado con todo lo que se podría hacer. Todas, aportaciones ciudadanas.

Olga Fernández Quiroga

5 respuestas a Re-pago, culpa e ideología (II)

  1. Este artículo me permite expresar lo que pienso desde hace mucho tiempo. En los últimos años se han ido restringido algunos servicios de la sanidad pública que yo, personalmente, considero que eran imprescindibles. En concreto, uno de ellos es el de la odontología. Actualmente sólo tienen una función que es la de arrancar piezas. Si necesitas un simple empaste has de acudir a un profesional particular, con lo cual has de pagar lo que te piden (estamos en una sociedad de libre mercado)
    Pero aquí no acaba la cosa. Además de que la sanidad pública no cubre estos servicios, cuando tu odontólogo privado te pide hacer una prueba radiológica y vas al sacamuelas de turno para pedirla o bien te la deniega depende del tipo de prueba que sea o bien te la hacen pagar.
    En conclusión, que al paso que vamos, a esto de la sanidad pública y gratuita le quedan pocos telediarios. Estoy indignada.

    • criterium dice:

      Gracias por tu comentario, Ana. Espero que te equivoques en la predicción y la sanidad pública no solo perdure más allá de todos los telediarios del mundo, sino que mejore y vaya añadiendo muchas prestaciones, como la odontología, que ahora mismo están fuera, sin que exista una explicación. Con ese objetivo trabajamos todos/as las que pensamos así y creo que somos muchas personas empeñadas. Es nuestro sistema de salud y queremos mejorarlo. Nada más y nada menos.

  2. […] compartido, que el nombre es lo de menos). Interesante la reflexión que encontramos en el blog Ecriterium acerca de la necesidad de empezar cuanto antes a educar a la población. Si aún mucha gente no […]

  3. Enrique Gavilán dice:

    Acertada reflexión, Olga. Detrás de este tema, como hemos visto con el artículo de Vicenç Navarro, hay mucho de ideología, de política, aunque también de intereses económicos.
    Quizá una de las claves de que la sanidad pública no termine de funcionar bien es porque a las clases altas (incluidos funcionarios y asociaciones profesionales que concertan seguros privados a sus socios) les da un poco igual, porque tienen acceso a la medicina privada.
    http://www.slideshare.net/AsociacionEconomiaSalud/jos-manuel-freire http://www.elcomerciodigital.com/v/20100809/asturias/mayor-formacion-sanidad-privada-20100809.html
    Un saludo,
    enrique

    • criterium dice:

      Gracias por estar ahí, Enrique. He mirado los links que apuntas. Los haré servir. No será por falta de argumentos. Sí, esta dualidad del propio sistema es incomprensible, y tarde o temprano tendrá que abordarse, aunque lo de nuestros representantes políticos, con el doble aseguramiento, resulta muy explicativo. Sin embargo la vox populi, incluidas clases altas, siempre dice que para problemas graves hay que ir al hospital público. Algo tendrá que ver aquí el ánimo de lucro…por cierto que palabrita ésta de “ánimo” para definir la intención de ( lucro) o voluntad (de lucro); ¿a qué resulta más claro?
      Saludos veraniegos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: