El #15M, la salud pública y el modelo policial

Este post surge al escuchar las declaraciones del President Mas del Govern de la Generalitat de Catalunya respecto a la carga policial contra los acampados en la Plaça Catalunya de Barcelona  del movimiento 15M,  diciendo que el objetivo era “recuperar la higiene i la salut pública”.

El viernes día 27 de mayo, me impresionó la carga de la policía contra los acampados en la Plaça de Catalunya, simplemente por innecesaria y gratuita, pero también la justificación dada por el Conseller Puig.

El eufemismo de “netejar” es tan ambiguo como indigno. Y falso, según podéis observar en el minuto 13 del vídeo por el lapsus o acto fallido que comete, al decir que el objetivo “no era netejar”.

Un lapsus, en psicoanálisis, expresa la verdad del sujeto, los contenidos enmascarados de su inconsciente. Muy revelador seguir los lapsus, pero tampoco hace falta, ya que  cualquiera que viera la plaza después, pudo comprobar que estaba mucho más sucia. Me indigna, como tantas veces, ese trato a la ciudadanía, negando la evidencia.

El Conseller Puig, se irá más tarde o más temprano (si sigue así, más temprano que tarde), pero la policía quedará y permanecerá su imagen apaleando, algunos con saña, a personas sentadas ante ellos pacíficamente. Por eso creo pertinente que nos preguntemos: ¿Qué modelo de policía desean ellos mismos y sus representantes sindicales?

Aquí tenéis los links:

Comunicado del Sindicat de mossos d’esquadra de CCOO (SME) CCOO, en el que al mismo tiempo que dicen estar en “desacord amb la planificació  d’aquest dispositiu” agradecen al Conseller Puig que se haga responsable.

Seguramente  no se trata solo de estar en desacuerdo con la planificación o los aspectos técnicos, sino en el dispositivo mismo.

Asociación profesional de policías, reconociendo  también algunos errores reprochables y desde luego es encomiable el párrafo que dice  que hay que  “estudiar nuevos modelos de estrategias y métodos para enfrentarse a este tipo de situaciones”,  aunque también se habla de manipulaciones y se culpabiliza a los acampados.

Y nada de autocrítica en el comunicado de SAP UGT.

Sin embargo los responsables de ambos sindicatos, participando en programas de radio, declaran (el representante de UGT) que fue una decisión puramente política:ver la secció d’audios  del dossier de CCOO.

Es una obviedad recordar que la policía es como cualquier otro servicio público y deberían ser los más interesados en definir cuál es su modelo de actuación respecto a la ciudadanía a la que sirven. Delegamos en ellos el uso de la fuerza, pero para que la utilicen siempre en última instancia, cuando no hay más remedio y desde luego no contra las personas a las que deberían proteger. Y si ocurre, lo pueden denunciar.

No entiendo por qué no han protestado ante la derogación de su código ético. Tampoco el por qué de su derogación. Me hubiera gustado alguna explicación de nuestros gobernantes. ¿Algún apartado inconveniente? ¿Algún problema con la ética? Para los que queráis profundizar.

La aprobación del código ético
y la derogación y sus motivaciones

La policía no es una excepción a la participación ciudadana. Nos alegramos cuando realizan sus funciones en bien de la comunidad, pero ¿alguien puede alegrarse al ver las imágenes de su carga contra los acampados en la plaza Catalunya o  las fotos de “el periódico” ?

Una de las cosas que veréis en los videos, tanto en los que divulgan los sindicatos como los que divulgan los acampados es el empeño de la gente en hablar con los agentes: algunos eran  increpados, pero los más, intentaban entablar un diálogo: les explicaban sus motivos, les pedían que entendieran, que se unieran, les preguntaban por su trabajo, les coreaban “somos vuestros hijos” o “deja la porra”. La respuesta de los agentes no era unánime. Algunos respondían entablando un diálogo, breve, eso sí, otros sonreían, otros permanecían  serios pero atentos y otros expresaban su rabia de diversas maneras: gestos de desprecio, órdenes verbales o gestuales de que se sentaran…

Estas dos fotos pertenecen a dos momentos significativos, que os explico:

Foto 1: un policía aparta detrás de su bota  un clavel blanco que le da una joven que se acerca para hablar con el.

Foto 2: otro policía, ante el mismo gesto, pisa con rabia el clavel blanco de la joven (lo siento pero no se observa en la foto)

La BRIMO, Brigada Móvil está compuesta por agentes que deciden estar voluntariamente y que además de acatar las órdenes como colectivo, también tienen “iniciativa propia”. Es esta subjetividad de cada sujeto la que determina actuar con saña o con rabia. Nunca debieran olvidar los responsable políticos esta variable porque no es controlable y deviene especialmente delicada en cuanto detentan, por delegación, la potestad del uso de la fuerza.

La sublimación de determinadas pulsiones puede orientarse tanto a una integración social como asocial. Así, un rasgo sádico bien puede derivar hacía un delincuente/psicópata violento o canalizarse satisfactoriamente en ejercer de cirujano, o un voyeur, encauzándolo como profesional audiovisual  ejerciendo de cámara o fotógrafo, por poner dos ejemplos. Lo cuál no quiere decir que todos los cirujanos y todos los cámaras tengan este rasgo de carácter. Sólo que si lo tienen, puede ser canalizado. Por eso me preocupan mucho las actitudes inconscientes en este ámbito del uso de la fuerza por la policía, sus representantes y los políticos que deciden. Creo que la ciudadanía tiene mucho que decir.

Resulta difícil entender las resistencias institucionales a la transparencia. Puedo suponer que respondan a un determinado programa de Gobierno, pero a la policía no le beneficia en nada. A la ciudadanía tampoco. Y en la era de  Internet, asumirlo es lo mejor que les podría ocurrir.

Gritos de los manifestantes: ¿dónde está el número de placa? Es la primera ocultación y la primera ilegalidad. La policía debiera actuar para evitar problemas, nunca para crearlos

Resulta muy incómodo ir un día de manifestación con policías reivindicando “prou retallades”  y al otro estar ante ellos y sus golpes de porra.

Me consta que muchos de ellos se sienten avergonzados. Tendría que transcender.

Por cierto, la policía tiene un inmenso campo de actuación en la salud pública: el medioambiente, la violencia machista y otras violencias, la cohesión social en los barrios, la salud alimentaria…pero éste no era el caso de la Plaça Catalunya.

Y para finalizar, realmente lamentable, que se amenace con una querella a  una persona tan querida y símbolo de la lucha por la paz durante toda su vida, como es Arcadi Oliveras. Sumando indignación.

Olga

Una respuesta a El #15M, la salud pública y el modelo policial

  1. […] e-Criterium, hice un artículo al respecto durante los lamentables sucesos de los desalojos de la Plaza de Catalunya de Barcelona .Una de las […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: