Salud, atunes, excusas…y soluciones

La acumulación de mercurio en pescados como el atún, que luego comemos,  la explica concisamente uno de mis sabios-científicos preferidos, Eduard Rodríguez Farré, en una columnita, en el diario el Pais.

Eduard es muchas cosas: estudioso, divulgador, médico,  miembro del CAPS, profesor de investigación en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona, miembro del comité científico sobre los nuevos riesgos para la salud de la Comisión Europea y para mi, faro para cuando necesitamos su ayuda, como en el excelente post sobre El accidente nuclear de Fukushima y la salud  

Algunas de las cosas que dice:

–           La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), ya fijó a principios de la década pasada unos niveles máximos admisibles de metilmercurio en las personas. En algunos restaurantes de California hay carteles a la entrada que avisan a las embarazadas de los pescados que no deben comer.

–          Que se ha esperado demasiado, porque las evidencias son contundentes

–          Que hay efectos neurológicos sobre fetos y niños pequeños

–          Que se refiere a pescados grandes predadores, los que ocupan un lugar elevado en la cadena trófica: todos los atunes, no sólo el rojo

–          Que este es el mecanismo: el mercurio llega al mar procedente en parte de vertidos y como resultado de la actividad industrial humana. Los microorganismos que están en el mar lo transforman en metilmercurio, que es la forma más tóxica de este metal. El metilmercurio sigue un proceso muy largo de bioacumulación en la cadena trófica: los invertebrados comen el plancton, los peces grandes se comen a los pequeños, y así se va acumulando. Los peces que están en la cima de la cadena trófica, como el pez espada, el atún o el lucio acumulan más cantidad que el resto.

–          Que se puede solucionar, deteniendo los vertidos contaminantes

–          Y que esto ya se descubrió hace más de 50 años: a raíz de una epidemia ocurrida en Japón, en la Bahía de Minamata. El vertido de mercurio por parte de una fábrica química provocó una epidemia de una enfermedad neurológica entre la población local. Los efectos de la contaminación por metilmercurio a través de la ingesta de ciertos pescados fueron luego confirmados por otros estudios epidemiológicos en sitios tan dispares como Brasil, Canadá o las Islas Feroe.

Esto no es todo. Aquí tenéis la historia de la ocultación del informe. Indignante y absurdo.

Aquí la Web de OCEANA,  con la relación de todas las medidas que hace tiempo vienen pidiendo, como informar en los puntos de venta (cosa que ya se hace en otros paises)  y la manera de eliminar directamente el uso de mercurio. Y con la relación de las empresas que siguen utilizando mercurio. Estupendo. En Catalunya son:

– Aragonesas Industrias y Energía, S. A.(Vila-Seca, Tarragona);

– Ercros Industrial, S. A. (Flix, Tarragona),

– Hispavic Ibérica, S. L (Martorell, Barcelona)

Pero también en:

– Andalucía: Aragonesas Industrias y Energía, S.A (Palos de la Frontera, Huelva).

Aragón: Aragonesas Industrias y Energía, S.A. (Sabiñánigo, Huesca), y Química del Cinca S.A. (Monzón, Huesca)

Cantabria: Solvay Química, S.L, (Torrelavega)

Galicia: Electroquímica y Electroquímica del Noroeste, S.A. (Lourizán, Pontevedra)

Lo mismo, en la Web de  ecologistas en acción , que hace muuuuuucho tiempo vienen pidiendo poner esta etiqueta: “Contiene metilmercurio. No recomendado para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, mujeres en edad fértil y niños”. Allí, encontraréis recomendaciones para comer pescado, propuestas, soluciones e informaciones como éstas:

–  una de las principales fuentes de contaminación por mercurio es la industria del cloro

– esta industria sigue utilizando, con el beneplácito de las administraciones, una tecnología del siglo XIX, obsoleta y peligrosa

– y las centrales térmicas de carbón, que contaminan el aire, envenenan fuentes y manantiales y cuyas emisiones el gobierno no regula.

Es para seguir indignada enterarse que nuestras instituciones utilizan con demasiada frecuencia, para ocultar informes de todo tipo que afectan a la ciudadanía, sean o no sobre salud, argumentos de este tipo:

– No perjudicar a las industrias, fabricantes…

– No alarmar a la población (se supone que el resto de mortales que no somos fabricantes, elaboradores/poseedores de informes…)

– No perjudicar puestos de trabajo

Pero me indigna aún más la irresponsabilidad de esas industrias, que continuamente tienen que estar controladas, fiscalizadas y reguladas por las instituciones, incapaces ellas mismas de asumir que el aire, el agua, no reconoce fronteras, ni físicas, ni políticas, ni de clases y que encima se dedican a pontificar sobre el gasto  y la insostenibilidad de la sanidad pública, reclamando desregularizaciones y libertades sin asumir un ápice de responsabilidad propia. Y a la de menos, amenazando con destruir puestos de trabajo si…

Ah, pero tranquilos que podemos enfermar y morir, no porque llegue nuestra hora, sino porque nos dedicamos a inyectarnos veneno en la vena alimentaria/medioambiental, pero eso sí, que lo haremos trabajando.

Innecesario que establezca las correlaciones, ¿verdad?.

Olga

7 respuestas a Salud, atunes, excusas…y soluciones

  1. Pep Martí dice:

    Molt bo Olga.
    Gracies.
    Pep

  2. Núria dice:

    Molt interessant, Olga. Moltes gràcies!

    Núria

  3. […] salud alimentaria: contaminación de los alimentos y otras […]

  4. […] salud alimentaria: contaminación de los alimentos y otras […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: