Vivir los duelos en tiempos del Coronavirus Covid-19

abril 25, 2020

¿Cómo vivir esos duelos cuando estamos confinados en casa, cuando no podemos acompañar a nuestros seres querido, enfermos en el hospital, cuando no podemos organizar un funeral ni estar en el entierro?

Perder a una persona querida, es una circunstancia dolorosa por la que pasamos casi todos en algún momento de nuestra vida. Vivir esa pérdida en estos momentos del año 2020, cuando la mayor parte del mundo tiene restringida su movilidad, en mayor o menor medida, a causa del coronavirus Covid-19 y no puede ni acompañarla ni realizar los ritos funerarios que cada cultura hemos creado para paliar esos momentos de duelo, añade un plus de dolor muy importante.

Deseo que estas reflexiones sirvan de ayuda a todas las miles de personas que han vivido y están viviendo este sufrimiento.

Para empezar, pensemos que no hay una única manera de vivir un duelo. Todas son buenas a condición de que cumplan su objetivo.

 A efectos didácticos podríamos decir que en esta situación de confinamiento, se ha eliminado la parte social del duelo, los ritos funerarios. Ahora, o estamos solos en casa o acompañados por un círculo familiar reducido. Antiguamente, los velatorios se realizaban en las casas y podía transcurrir todo un día y una noche en dónde la familia siempre estaba acompañada: familiares, amigos, vecinos… turnándose para no dejarlos solos. Y allí había abrazos, besos, apretones, saludos e historias. Se hablaba de la persona muerta y cada uno explicaba sus recuerdos. Había llantos, pero también risas. Muchos de estos recuerdos eran anécdotas que en determinados momentos provocaban esas sonrisas. Cada cultura con sus ritos propios.

Ahora ya hay pocos funerales en casa. Los hemos sustituido por los tanatorios, en dónde también nos reunimos para acompañar a la familia y para darle un último adiós a la persona muerta. En esta era digital, se ha añadido otro elemento: las redes sociales. Es habitual que la gente comunique en su red social el fallecimiento del ser querido y reciba las condolencias de sus seguidores, algunos de ellos conocidos, otros no. Aquí podemos encontrar una alternativa para la situación actual, que nos puede servir. Recibir el apoyo, el cariño y los ánimos de otros seres humanos que nos contestan, a veces con mensajes muy emocionantes. Los que habitualmente utilizan sus redes sociales desde el ámbito profesional o laboral, pueden añadir este ámbito personal

También hay gente que, tal como nos hemos acostumbrado ahora con las videollamadas, organiza un funeral virtual, reuniendo a todos aquellos que desean tener a su lado o simplemente a la familia. No pueden tocarse, pero sí verse y hablar. Compartir. Compartir y dejar salir el sufrimiento. Poder llorar. Poder hablar y expresar.

Hablar es importante en esta situación porque una reacción instintiva puede ser refugiarse en el confinamiento y aislarse para evitar el dolor o regodearse en él. No ayuda en ninguno de los dos casos. Evitar el dolor lo agudiza aún más ya que hay que añadir un esfuerzo descomunal para no sentirlo. Y regodearse en el aislamiento nos lleva, como poco, al victimismo, eso es, como si el familiar muerto, nos hubiera hecho algo malo. Las dos situaciones nos conducen a un duelo bloqueado, interminable y por eso, patológico. Elegir el duelo, también implica elegir la vida.

 Otras personas organizan un evento que puede consistir en pedir que su entorno envíe alguna cosa en memoria de la persona fallecida: un recuerdo, un escrito, una canción. O participar juntos escuchando y cantando la música que le gustaba al ser querido. Resulta emocionante. Gran parte de estos eventos pueden grabarse y guardar la grabación como recuerdo.

Foto-Cuadro de Caroline Mignot
Foto-cuadro de Caroline Mignot

  Y si nos hace falta, no dudéis en pedir ayuda. Sin dudarlo. Hay muchísimos profesionales de salud mental que están ahí, de manera gratuita, para ofrecer ese soporte. Puede ser por teléfono. No solo una vez. Las que podamos necesitar. Sin descartar ninguna de las emociones que sentiremos: ganas de llorar, de gritar, de expresar rabia, indefensión, culpa…ahí viviremos un montón de emociones que son inevitables y necesarias. Vivirlas no significa quedarse en ellas. Nuestra parte racional también estará ahí, guiándonos y a la vez permitiendo esos altibajos emocionales, sin peligro

Todo esta parte social  que ahora nos falta, acompaña al duelo personal, íntimo, que quizás nos pida soledad, nos pida nuestros rituales privados. Los que sean. Los que necesitemos. Y durante el tiempo que nos haga falta. Hay tiempo para la intimidad del dolor con uno mismo. No hay un tiempo marcado para que una persona pase su duelo.

Sabed que a estas alturas ya nos está permitido ir a los hospitales a despedirnos de nuestros seres queridos. Eso es muy sanador para mucha gente. Es importante saberlo porque al inicio de esta pandemia no era posible, pero en estos momentos los protocolos han cambiado.

La medicina debe tener en cuenta este factor de soporte familiar para las personas que están graves y no minimizarlo. Hay un tiempo de dedicación, pero ahora es posible disponer de ese tiempo. Y al enfermo, puede servirle mucho.

Un colega me recordaba algo que el psicoanalista Jacques Lacan escribió acerca de la pérdida de un ser querido. Decía que el  sujeto tenía que poner a trabajar todo su orden simbólico haciéndolo girar como giran las estrellas y los planetas en el universo. Puede que no sea literal, pero es la idea. Y me parece bello.

De todo lo que he leído acerca del tema, elijo dos artículos muy diferentes.

Cuidémonos y cuidemos.

Olga Fernández Quiroga


Vivir los duelos en tiempos del Coronavirus Covid-19

abril 22, 2020

¿Cómo vivir esos duelos cuando estamos confinados en casa, cuando no podemos acompañar a nuestros seres querido, enfermos en el hospital, cuando no podemos organizar un funeral ni estar en el entierro?

Perder a una persona querida, es una circunstancia dolorosa por la que pasamos casi todos en algún momento de nuestra vida. Vivir esa pérdida en estos momentos del año 2020, cuando la mayor parte del mundo tiene restringida su movilidad, en mayor o menor medida, a causa del coronavirus Covid-19 y no puede ni acompañarla ni realizar los ritos funerarios que cada cultura hemos creado para paliar esos momentos de duelo, añade un plus de dolor muy importante.

Deseo que estas reflexiones sirvan de ayuda a todas las miles de personas que han vivido y están viviendo este sufrimiento.

Para empezar, pensemos que no hay una única manera de vivir un duelo. Todas son buenas a condición de que cumplan su objetivo.

 A efectos didácticos podríamos decir que en esta situación de confinamiento, se ha eliminado la parte social del duelo, los ritos funerarios. Ahora, o estamos solos en casa o acompañados por un círculo familiar reducido. Antiguamente, los velatorios se realizaban en las casas y podía transcurrir todo un día y una noche en dónde la familia siempre estaba acompañada: familiares, amigos, vecinos… turnándose para no dejarlos solos. Y allí había abrazos, besos, apretones, saludos e historias. Se hablaba de la persona muerta y cada uno explicaba sus recuerdos. Había llantos, pero también risas. Muchos de estos recuerdos eran anécdotas que en determinados momentos provocaban esas sonrisas. Cada cultura con sus ritos propios.

Ahora ya hay pocos funerales en casa. Los hemos sustituido por los tanatorios, en dónde también nos reunimos para acompañar a la familia y para darle un último adiós a la persona muerta. En esta era digital, se ha añadido otro elemento: las redes sociales. Es habitual que la gente comunique en su red social el fallecimiento del ser querido y reciba las condolencias de sus seguidores, algunos de ellos conocidos, otros no. Aquí podemos encontrar una alternativa para la situación actual, que nos puede servir. Recibir el apoyo, el cariño y los ánimos de otros seres humanos que nos contestan, a veces con mensajes muy emocionantes. Los que habitualmente utilizan sus redes sociales desde el ámbito profesional o laboral, pueden añadir este ámbito personal

También hay gente que, tal como nos hemos acostumbrado ahora con las videollamadas, organiza un funeral virtual, reuniendo a todos aquellos que desean tener a su lado o simplemente a la familia. No pueden tocarse, pero sí verse y hablar. Compartir. Compartir y dejar salir el sufrimiento. Poder llorar. Poder hablar y expresar.

Hablar es importante en esta situación porque una reacción instintiva puede ser refugiarse en el confinamiento y aislarse para evitar el dolor o regodearse en él. No ayuda en ninguno de los dos casos. Evitar el dolor lo agudiza aún más ya que hay que añadir un esfuerzo descomunal para no sentirlo. Y regodearse en el aislamiento nos lleva, como poco, al victimismo, eso es, como si el familiar muerto, nos hubiera hecho algo malo. Las dos situaciones nos conducen a un duelo bloqueado, interminable y por eso, patológico. Elegir el duelo, también implica elegir la vida.

 Otras personas organizan un evento que puede consistir en pedir que su entorno envíe alguna cosa en memoria de la persona fallecida: un recuerdo, un escrito, una canción. O participar juntos escuchando y cantando la música que le gustaba al ser querido. Resulta emocionante. Gran parte de estos eventos pueden grabarse y guardar la grabación como recuerdo.

Foto-Cuadro de Caroline Mignot
Foto-cuadro de Caroline Mignot

  Y si nos hace falta, no dudéis en pedir ayuda. Sin dudarlo. Hay muchísimos profesionales de salud mental que están ahí, de manera gratuita, para ofrecer ese soporte. Puede ser por teléfono. No solo una vez. Las que podamos necesitar. Sin descartar ninguna de las emociones que sentiremos: ganas de llorar, de gritar, de expresar rabia, indefensión, culpa…ahí viviremos un montón de emociones que son inevitables y necesarias. Vivirlas no significa quedarse en ellas. Nuestra parte racional también estará ahí, guiándonos y a la vez permitiendo esos altibajos emocionales, sin peligro

Todo esta parte social  que ahora nos falta, acompaña al duelo personal, íntimo, que quizás nos pida soledad, nos pida nuestros rituales privados. Los que sean. Los que necesitemos. Y durante el tiempo que nos haga falta. Hay tiempo para la intimidad del dolor con uno mismo. No hay un tiempo marcado para que una persona pase su duelo.

Sabed que a estas alturas ya nos está permitido ir a los hospitales a despedirnos de nuestros seres queridos. Eso es muy sanador para mucha gente. Es importante saberlo porque al inicio de esta pandemia no era posible, pero en estos momentos los protocolos han cambiado.

La medicina debe tener en cuenta este factor de soporte familiar para las personas que están graves y no minimizarlo. Hay un tiempo de dedicación, pero ahora es posible disponer de ese tiempo. Y al enfermo, puede servirle mucho.

Un colega me recordaba algo que el psicoanalista Jacques Lacan escribió acerca de la pérdida de un ser querido. Decía que el  sujeto tenía que poner a trabajar todo su orden simbólico haciéndolo girar como giran las estrellas y los planetas en el universo. Puede que no sea literal, pero es la idea. Y me parece bello.

De todo lo que he leído acerca del tema, elijo dos artículos muy diferentes.

Cuidémonos y cuidemos.

Olga Fernández Quiroga


El mundo inventado: un acto de amor. Palabra y memoria de cuidadoras de Alzheimer

febrero 25, 2020

Después de dos años de la muerte de mi padre, por fin tengo en mis manos el libro. Un título largo: El mundo inventado: un acto de amor. Y un subtítulo explicativo: Palabra y memoria de cuidadoras de Alzheimer.

          En realidad han sido más de dos años, pero no importa. Ahora importa tener la posibilidad de leer doce historias personales, explicadas desde la experiencia de doce personas, la mayoría mujeres, que se han topado un día con el Alzheimer de un familiar y han tenido que inventar un mundo para ellos. Y ese mundo es un acto de amor. Uno más de entre tantos.    

        A mí me hubiera gustado que se oyeran sus voces tal cuál las estaba oyendo yo, pero no es posible, así que he intentado hacer de transmisora de sus palabras, de sus maneras de contar su día a día. Y es algo que me ha emocionado.


            Espero y deseo que si queréis leer sus historias, también os emocione. Porque son relatos de vida y muerte, de amor y de dolor, de esperanza y desesperanza, de sentimiento y de reflexión. Eso sí, todas singulares y enormemente creativas. Los comentarios del blog están abiertos a vuestras opiniones y experiencias.

            Tengo comprometidas varias presentaciones con fecha y hora. Hay previstas algunas más. Iré actualizando a medida que lo vayamos acordando.

            El libro, de momento, estará disponible en estas librerías de Barcelona (también iré actualizando).

Para los que no sois de Barcelona y os apetezca leerlo, también se podrá pedir directamente en la página Web de la editorial.

Ediciones CPG

PRESENTACIONES EN BARCELONA

!Por supuesto, estáis invitados a venir a cualquiera de las presentaciones!

Llibreria Obaga : 26 de febrer, dimecres 19 h. Carrer de Girona, 179
08037 Barcelona.

Llibreria La Font de Mimir : 5 de març, dijous 19:00 h . Carrer de Costa i Cuixart, 5. 08031 Barcelona.

Alzheimer Catalunya Fundació : 12 de març, dijous 17:00 h . Carrer de Vallirana, 42. 08006 Barcelona. Aplazado hasta nueva fecha por la pandemia del Covid-19

La Social, galería y llibres: 14 de març, dissabte 18:30 h. Carrer de les Hortes, 5. 08004 Barcelona. Aplazado hasta nueva fecha por la pandemia del Covid-19

Casal del Barri Font de’n Fargas: 17 d’abril, divendres 18:30 h. Carrer Pedrell, 67-69. 08032 Barcelona. Aplazado hasta nueva fecha por la pandemia del Covid-19

Centre Cïvic El Coll-La Bruguera: 21 d’abril, dimarts. Hora a concretar. Carrer de l’Aldea, 15-17 08023 Barcelona. Aplazado hasta nueva fecha por la pandemia del Covid-19

Centre Cívic El Carmel: Octubre 2020 . Dia i hora a concretar. Carrer del Santuari, 27. 08032 Barcelona.

Olga Fernández Quiroga


¡FELIZ 2020!!

diciembre 22, 2019

Una pequeña lista de deseos para el próximo Año 2020. Cada una con su link. Hay muchos más. Creo que podrían ser comunes y por tanto compartidos.

Un brindis...
Un brindis…

Cada cuál puede añadir lo que quiera. Los personales o también más comunes. Sería una gran lista. Queda incluida, aunque no esté escrita. Al menos en mis deseos.

Saludos, besos, abrazos…

Olga Fernández Quiroga


Homenaje a LLuis Martí Bielsa

noviembre 17, 2019

Me gustó mucho hablar con él. Con él y con todas las personas que con una generosidad inmensa aceptaron hablar conmigo y explicarme cosas de su vida, que son cosas de nuestra historia. Pude realizar las dos partes de mi investigación gracias a ellos.

Aquí, en uno y dos post en mi blog e-criterium noticias.

Y aquí en slideshare, la primera parte y la segunda parte.

Ellas y ellos son nuestros verdaderos héroes, al menos los míos. Son nuestros maestros y las personas gracias a las cuáles estamos hoy aquí, hablando de democracia sin que nos maten o nos torturen. Hay mucha gente que no desea cortar con el régimen franquista y quiere que olvidemos, que no recordemos. Imposible borrar la historia. El recuerdo, como un asunto personal, si duele, puede recurrir al olvido, pero el recuerdo colectivo no. Ahí está. Ahí estará.

LLuís i Enric
LLuís Martí Bielsa i Enric Pubill con los iaioflautas

Y Franco fue un dictador, un traidor a su juramento militar, un represor, un expoliador y un asesino que ordenó matar, torturar y humillar a miles de españoles. Por eso algunos no quieren recordar. Es su problema.

Y la II República quedará en la historia y en la memoria de muchos como ejemplo de valores y progreso a los que recurrir siempre.

LLuís, Lola, Enric y tantos y tantos miles de españoles que lucharon por nosotros, son nuestro referente.

Por eso quiero que este storytelling, sea un homenaje y un humilde ejemplo de admiración y agradecimiento.

¡Gracias!

Os dejo el enlace a la historia en Wakelet. Tarda unos segundos en desplegarse porque son 58 items. Espero que os guste.

https://wke.lt/w/s/ACn8M2

Olga Fernández Quiroga


El Sistema Sanitario está en crisis: algunas propuestas de mejora del Sistema Público de Salud

octubre 20, 2019

En estos momentos tan convulsos, cuando el foco de los medios de comunicación están puestos en los problemas de Catalunya, o en las próximas elecciones generales, se nos ocurre dedicar un tiempo a pensar en cómo mejorar el Sistema Público de Salud. Pués sí. La realidad siempre está ahí, aunque no aparezca en los medios. Es la realidad de las personas en el día a día. No es la primera propuesta. Aquí otra. Y ésta, respondiendo a un manifesto de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) sobre el Sistema Sanitario que proponían . Tampoco será la última.

Es un documento de valores generales, de consenso, firmado desde diversos ámbitos profesionales; luego nos tocará concretar más.

Aquí está en catalán y al final hay un enlace en pdf. para el castellano.

La crisi econòmica va portar l’aplicació de fortes retallades als pressupostos públics, entre ells els de Sanitat. Això va comportar un agreujament de la precarietat del Sistema. A Catalunya tenim uns recursos per sanitat tradicionalment insuficients , es destina a la Salut, al 2016, un 5,2% del PIB , mentre que a la UE-15 és un 7,5% i un 11,6% menys per càpita sobre la mitjana de l’estat, a mes amb la crisi es va perdre qualitat, equitat (sobre tot en accessibilitat, resolució), condicions laborals i qualitat percebuda. Els lleus increments pressupostaris produïts a partir del 2015, no han resolt les mancances originades per les retallades i han reforçat el model existent tecnològic-intervencionista poc centrat en les necessitats poblacionals i de les persones.

Aquests fets s’han donat junt als canvis demogràfics i de la morbiditat (envelliment, augment de l’esperança de vida, augment de la cronicitat i complexitat de les patologies) i junt a un model sanitari propi del segle passat centrat en l’hospital, molt medicalitzat, dedicat sobre-tot a la malaltia ja instaurada i amb domini cultural de l’alta tecnologia, en lloc d’una atenció personalitzada, continuada, preventiva i promotora de salut, com pot donar la salut pública, focalitzada en la salut poblacional i els determinats socials de la Salut i l’Atenció Primària i Comunitària

Amb aquesta situació, en la que el deteriorament del Sistema públic ha comportat la deserció de les persones amb capacitat econòmica cap a la sanitat privada, i malestar creixent dels professionals, treballadores del Sistema i de la ciutadania. El procés de desinversió en el sector públic no ha estat acompanyat d’una avaluació rigorosa d’aquells procediments diagnòstics i terapèutics que no aporten valor afegit, mentre que s’ha seguit introduint d’altres amb efectivitat limitada (amb pressions de la indústria i gran corporacions). Tots aquests factors generen cada cop major dèficit, ineficiència i el Sistema es fa insostenible a l’hora que redueix el potencial benefici sobre la salut de la població i augmenta els efectes iatrogènics.

Objectius d’aquestes propostes

Nosaltres creiem que és el moment, amb nous governs a Espanya i possiblement a Catalunya, i degut a aquesta situació política i de deteriorament del Sistema de Salut, analitzar i proposar mesures urgents de millora,

En primer lloc volem aportar els valors, que segons nosaltres, ha de contemplar el Sistema Públic de Salut i ens comprometem a seguir el treball d’anàlisi i propostes mes concretes de millora dels diferents àmbits del Sistema que anirem presentant en els propers mesos.

Segon, i més important, creiem que no hi ha possibles millores intentant fer programes o estratègies sectorials (urgències, Atenció Primària, llistes d’espera, etc.) ni podem millorar el sistema només reclamant i posant mes recursos econòmics (que sí que són necessaris però ben gastats en salut).

És per això que posem com a primera qüestió la necessitat d’un canvi radical i estructural del model, un canvi de paradigma, passant d’un model centrat, com hem dit, en la malaltia i la medicalització (molts cops injustificada i perillosa) a un model públic de Salut Integral

ELS VALORS QUE HA DE TENIR EL SISTEMA PÚBLIC DE SALUT

            La salut de tota la població i l’atenció a les necessitats de salut de les persones són els elements centrals que han de dirigir les polítiques i les actuacions del Sistema. Les persones han de disposar del dret de ser les protagonistes dels serveis de Salut junt ambels professionals, que estan al serveis d’aquestes. Cal fomentar la seva autonomia per ser persones actives i apoderades en la seva salut i de la salut de la comunitat

            La salut és allò que importa. Per un Sistema integral de Salut, no només d’atenció sanitària a la malaltia, orientat als determinants socials de la salut, la promoció de la salut i a les necessitats de les persones i comunitats. Per això cal revertir els processos de medicalització i de mercantilització actuals.

            Un sistema centrat en la cura de les persones i no exclusivament en la recerca incansable d’un diagnòstic. Donat el perfil epidemiològic actual, l’envelliment i les malalties cròniques, les Cures han de ser un dels eixos centrals del sistema sanitari

            La salut és integral. Actuar i avaluar el que la Organització Mundial de la Salut el 2008 va establir com determinants socials de la salut: “la situació en la que la població creix, viu, treballa i envelleix, i del tipus de sistema que s’utilitza per combatre la malaltia”. Visió que ha de contemplar també els factors psico-socials, econòmics, culturals, medi-ambientals, de gènere, genètics i biològics. L’avaluació de l’impacte d’aquests factors en la salut i la seva modificació hauria de ser preceptiva en la promulgació de qualsevol política pública. Els serveis de Salut Pública han de ser l’eix vertebrador de les polítiques intersectorials de salut.

            Sistema Sanitari Públic ha de ser integral, universal, accessible i equitatiu. El Sistema Sanitari derivat del Decret 14/1986, de 25 d’abril, General de Sanitat, estableix el principi d’universalitat, objectiu encara no assolit. Per això cal la derogació del Decret llei 16/2012. Un Sistema per a tothom, que asseguri l’accessibilitat geogràfica, social i cultural amb criteris d’efectivitat, adequació i equitat en l’atenció de les persones.

            Un finançament suficient del Sistema Sanitari amb recursos fiscals, per tal de garantir la contribució solidària i progressiva segons els nivells de renda a la sostenibilitat financera del sistema sanitari públic Amb planificació, gestió i provisió públiques sense afany de lucre. Mentre això no sigui possible, o en casos justificats en que el sistema públic no pugui prestar el servei, s’han d’aplicar clàusules de qualitat, transparència absoluta, rendiment de comptes i reversió en cas d’incompliment. Cal definir els criteris “d’economia social i solidària”

            L’Atenció Primària, ha de ser l’eix bàsic de l’atenció sanitària. Un sistema en el qual l’Atenció Primària i Comunitària sigui l’eix dels processos assistencials, amb un ple desenvolupament de les seves competències i un adequat finançament i reconeixement.

            Sanitat segura, eficient i de qualitat amb resultats avaluables i transparents, que atengui els interessos i la salut dels ciutadans i ciutadanes, així com amb les millors condicions de treball i prestigi dels seus professionals com a resultat de la feina de qualitat. Una sanitat innovadora i eficient en l’atenció, la formació, la docència i la recerca

            Governança participativa de la sanitat pública. La participació dels professionals i la ciutadania en la governança i control del sistema sanitari públic.

Un sistema independent dels interessos de les companyies farmacèutiques, de productes sanitaris. Independència que ha d’afectar els òrgans i activitats de planificació, regulació, provisió, formació i investigació. Independència també dels interessos corporatius i partidistes.

            Garantir per les persones treballadores del Sistema: La qualitat de les condicions laborals, la defensa del prestigi professional, la major autonomia de les unitats assistencials, la conciliació personal i familiar, la qualitat de les retribucions, els temps necessari per una assistència de qualitat, formació, docència i recerca.

GRUP DE DEBAT    
Amando Martin Zurro metge Atenció Primària
Albert Cañis metge Direcció i Consultor Salut
Carlos A. Gonzalez metge Salut Pública,  CAPS
Carme Borrell metgessa Salut Pública,  CAPS
Carme Catalan infermera Gènere i Salut  CAPS
Carme Valls metgessa Xarxa Dones i Salut, CAPS
Cesca Zapater metgessa Atenció Primària
Emili Ferrer economista. Economistes davant la Crisis
Jordi Colomer metge Gestió Sanitaria
Joan Benach metge Salut Publica UPF
Joan Gene metge Atenció Primària
Josep Martí metge Hospital, CAPS
Josep Soler metge Hospital ,CAPS
J.R. Villalbí metge Salut Pública
Lluis Rajmil metge ex AQUAS
Ma J. Fdz de Sanmamed metgessa Atenció Primària
Montse Montaña infermera Hospital
Maribel Pasarin metgessa Salut Pública
Olga Fernandez psicòloga CAPS
Sara Jaurrieta economista Professora associada UAB
Vicente Ortun economista Economia i empresa UPF, CAPS
Xavier Castells metge Hospital
Xose Lopez de Vega metge Hospital

Adhesions:  Junta del Centre d’Anàlisis i Programes Sanitaris (CAPS)

Junta del Fòrum Català d’Atenció Primària (FOCAP)

Economistes Davant la Crisis

Josep Farrés.  Metge.  Gestió salut i serveis socials

Per adhesions escriure a caps@pangea.org


El documento en castellano

http://www.caps.cat/images/stories/Debate_EL_SISTEMA_SANITARIO_PUBLICO_CAST.pdf

El documento en los medios

El Diari de la sanitat

En la Marea Blanca

Diario Médico

Ahora falta que haya alguién al otro lado para leerlo y escuchar las propuestas.

Olga Fernández Quiroga


ORGULLO LGBT 2019: Anhelo de deseo

junio 29, 2019

Homosexualidad, amor, sufrimiento, sentimientos, ingenuidad, incomprensión, desencuentros, religiosidad, derechos humanos, diversidad sexual…

La orientación sexual de las personas aún sigue siendo un problema y Maria, que tiene 16 años escribió este relato para su clase de castellano. Lo tituló anhelo de deseo” Cuando lo leí me pareció precioso, le pedí si me dejaba publicarlo y aceptó. Gracias. Maria es mi sobrina y me parece que en este final de junio de 2019, cuando se “celebran” los orgullos LGBT, a la vez que se incrementan en muchos sitios las agresiones a personas sólo por sus elecciones sexuales, es una reflexión adecuada, fresca y esperanzadora. Espero que os guste tanto como a mí.

ANHELO DE DESEO, por  Maria Saurina Soler

¿Cuándo fue la última vez que dijo un “te quiero” de verdad? ¿Cuántas veces tuvo que esconder sus sentimientos para protegerse? ¿Alguna vez sintió que pertenecía a algún lugar? Es duro pretender ser alguien que no eres.

Actualmente, Iván tiene treinta años y sufrió más que nadie esta pena, el sofoco de uno mismo.

Iván nació en una familia adinerada, muy tradicional y conservadora. Tiene dos hermanos, todos chicos. Sus padres, de profesión abogados, muy cultos, pero demasiado severos. Eran de pensamiento religioso y decidieron llevar a sus hijos a una escuela del Opus Dei. Iván nunca se sintió cómodo en aquel lugar. Su vida era muy monótona.

La historia de su pesadilla empezó cuando tenía quince años. Iván aún estaba en la secundaria y tenia la edad de experimentar, de vivir y dejarse llevar. “Carpe Diem” era el lema para los adolescentes que estaban en la flor de la vida.

Un día, mientras el chico estaba con sus amigos Pablo, Juan, Pedro y José, hablaron sobre una fiesta a la cual todos irían. Allí habría gente de todo tipo y por fin podrían salir un poco de sus vidas rutinarias.

Los padres de Iván se encontraban fuera y como todos los hermanos querían ir al festejo, decidieron que no se lo contarían. Igualmente, no les habrían dejado ir. El plan era el siguiente; partirían de casa a las once de la noche e irían en bus hasta el lugar a donde habían quedado. No beberían demasiado y solo estarían allí hasta las tres de la madrugada. A día de hoy, sigue riéndose de lo ingenuos que fueron con aquel acuerdo.

Cuando llegaron al lugar, los tres hermanos se separaron y fueron en busca de sus grupos correspondientes. Pedro fue el primero que se encontró Iván. Había muchos más jóvenes que llevaban una botella en la mano. No conocía a nadie, pero en seguida se unió a ellos. Llevaban alcohol de sobras. Era finales de primavera y hacía un calor considerable.

Se encontraron con Pablo y José al cabo de media hora. El espacio era un campo muy amplio, con algunas atracciones y tiendas y tan iluminado que parecía que fuesen las siete de la tarde de tanta luz que desprendía. A las una de la madrugada tocaba un grupo de música muy popular en aquel momento y querían ir.

Ivan había bebido mucho, pero a diferencia de los otros, aún mantenía la compostura.

Para el concierto, todos sus amigos ya habían perdido la noción del tiempo. La gente gritaba y bailaba como si no hubiera un mañana. La adrenalina se notaba por el cuerpo de Iván, al igual que Pablo, que estaba a su lado. Los dos cantaban las canciones sin saber qué decían, pero se lo estaban pasando de fábula.

De repente, Pablo e Iván se miraron fijamente. En aquel instante, los dos eran los únicos que estaban en el mundo y el tiempo parecía haberse parado. Puede que fuera por toda la bebida que se habían tomado, pero querían arrimarse entre ellos, necesitaban sentirse.

Cuando estuvieron lo suficientemente cerca, Pablo cogió la mano a Iván y salieron corriendo de entre la multitud.

En un rincón oscuro, los dos muchachos estaban escapando de la realidad. Se conocían de toda la vida, pero nunca se habían mirado de esa forma. Era evidente que todo terminaría con un beso. Fue largo, pero no lo suficiente para Iván. Quería que aquel momento tan íntimo durara más, para siempre si hacía falta.

– Pasemos la noche juntos – sugirió Iván, sin tener en cuenta que seguramente, a la mañana siguiente, Pablo no se acordaría de nada.

Los dos jóvenes estuvieron divagando en la oscuridad durante mucho rato perdiendo la noción del tiempo. Cuando se dieron cuenta, ya eran las tres de la madrugada. Pablo estaba volviendo en sí y se encontraba fatal. Quería regresar a la fiesta, donde estaba todo el mundo. Por el contrario, Iván prefería quedarse, pero en aquel instante vieron la luz de unas linternas que se acercaban. Eran Pedro, Juan y José.

– ¿Qué hacéis aquí? ¡Todo el mundo os está buscando!

– Iván, creo que tus hermanos se han ido. Deberías mirar el móvil.

Al volver a la fiesta, todo seguía igual, como si nunca se hubieran ido. La única diferencia ahora eran los sentimientos confusos de Iván. Y lo más importante, ¿cómo volvería a casa?

A la mayoría de los jóvenes los recogían sus padres sobre las cuatro. José sugirió a Iván que volviese con él porque le venía de camino. De regreso a casa, en el coche, José le volvió a preguntar qué había sucedido con Pablo cuando estaban ausentes.

– ¿Nunca te has enamorado antes? – preguntó Iván.

– Por supuesto que sí, pero, ¿A qué viene esta pregunta?

– No lo sé… – No quiso seguir la conversación porque no tenía fuerzas suficientes para comprender lo que había pasado y aquel momento no era el adecuado para pensar en ello.

Iván y José se quedaron callados durante el trayecto, con un silencio incómodo porque los padres de José en seguida se dieron cuenta de que habían estado bebiendo. El olor que desprendían lo hacía evidente.

Al entrar en casa, los hermanos de Iván estaban despiertos, muy preocupados. Eran las seis de la madrugada. Le gritaron durante un buen rato, aunque ellos tampoco habían cumplido del todo el acuerdo. Los dos tenían los ojos enrojecidos y también hacía poco rato que habían llegado. El mayor, José, llevaba la ropa mal puesta con una marca en el cuello. Carlos, el mediano, tenía morados por todo el brazo.

Anhelo de Deseo, foto de Olga Fernández Quiroga

A la mañana siguiente, Iván se levantó muy tarde con un dolor de cabeza insoportable, pero recordaba todo lo sucedido la noche anterior y quería averiguar cómo le había afectado.

José era el hermano en el que más confiaba Iván. Por eso le preguntó qué opinaba sobre la homosexualidad, para tener alguna referencia.

– Es un delito, esta gente está enferma. Lo que hacen está en contra de su naturaleza.

De repente, Iván empezó a tener miedo y creyó preciso no decírselo a nadie más.

El lunes había instituto y significaba que Iván vería a Pablo. No había podido sacarse de la cabeza lo que pasó entre ellos. En el patio, Pablo le preguntó si podían hablar un momento a solas:

– Escucha, no recuerdo muy bien qué sucedió anoche cuando estuve contigo, pero te pido disculpas si hice algo que no debiera.

¿Disculpas? Ahora Iván se sentía rechazado. Seguía teniendo el mismo cosquilleo cuando veía a Pablo, pero un cosquilleo amargo.

Iván se negaba a aceptar lo que sentía. Pensaba que no era lógico ni normal lo que le estaba sucediendo. Sentía ansiedad y depresión. Por las noches no podía dormir. No comía. Se aislaba él mismo de sus compañeros y dejó de hablar tan frecuentemente.

Sus amigos notaron un comportamiento inusual y le quisieron ayudar, pero Iván les decía que simplemente estaba pasando por un mal momento.

Iván llegó a creer que estaba enfermo. Cuando veía a Pablo, se odiaba a sí mismo por querer estar cerca de él.

Cuando llegaron los padres de Iván, notaron un cambio drástico en él. Se preocuparon de inmediato, pero el joven no quería decirles la verdad. Sabía de sobras qué pensaban sobre lo que le sucedía sin que se lo hubieran dicho.

José empezó a dudar sobre la pregunta que le había hecho su hermano semanas antes y quiso explicarlo a sus padres. Pensó que aquello era la causa de los remordimientos de Iván.

– Está confuso el chico – argumentó el padre.

– Puede que tengamos que tomar alguna decisión drástica al respecto – contestó la madre.

Los padres de Iván decidieron acompañarlo al psicólogo. Aún así, todas las sesiones invertidas no sirvieron para nada. El asesor aconsejó que cambiarle de instituto podría mejorar la situación actual. Y así lo hicieron.

En el nuevo Centro, Iván se adaptó muy bien, más de lo esperado. Hizo nuevos amigos.

Por suerte se mezclaban con chicas, pero ninguna le atraía. En cambio, había algún chico que le interesaba. Por supuesto sin aceptarlo.

Una noche, al volver a casa, Iván había bebido más de la cuenta y sus padres le estaban esperando. El muchacho les dijo que venia de hacer un trabajo en casa de un amigo, pero en realidad había pasado la tarde en un bar.

– Que sepas que estás castigado. – empezó la madre, con un tono determinante.

Aquel día el alcohol le había afectado bastante a Iván y empezó a soltar todo lo que sentía sin pensar en las repercusiones que tendría después. Recibió algún golpe por parte de su padre y su madre empezó a llorar.

A la mañana siguiente, sus padres no le dirigieron ni una palabra. Quedaba claro que no les gustaba nada, ni aceptaban, la nueva orientación sexual de su hijo.

Días más tarde, Iván fue llevado de nuevo a un terapeuta. Sus padres creían que su “enfermedad” era curable con algo de tratamiento. El joven estuvo cinco años asistiendo a terapia y tomando pastillas contra la ansiedad y depresión.

Finalmente, cansado de la insistencia de sus padres, Iván se rindió y fingió “haberse curado”.

En la actualidad Iván tiene dos hijas y se está divorciando de su esposa. No sabe por qué, pero desde hace un tiempo vuelve a soñar con esa noche en la fiesta, donde él y Pablo se perdieron juntos cogidos de la mano, y en aquel beso furtivo. Nunca volvió a sentir algo así y no quería seguir mintiéndole a su mujer. Ahora que ya era un adulto, nadie tenía que decirle a quien podía o no querer.

Además de escribir este delicioso cuento que puede ser muy real, Maria canta, compone y toca. La canción se llama “Befote I left“.

Maria, trabajando en el estudio

PS: Se celebra este año los 50 años de Stonevall y humildemente aprovecho para celebrar que hace ahora 10 años, un 16 de junio de 2009, escribí mi primer post en este blog. Tendré que escribir un post propio de celebración.

Olga Fernández Quiroga