Límite de 80 km/h y velocidad variable para la mejora de la salud y el medio Ambiente

febrero 14, 2011

Hoy, es todo un privilegio contar de nuevo con la firma del Dr. Josep Martí Valls, Pep Martí entre nosotros, inaugurando una nueva categoría en el blog: el Medio Ambiente como importante determinante de salud.

He sacado estos datos del Informe del Medio Ambiente y la Salud elaborado por el Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS) con el apoyo del Consejo Asesor para el Desarrollo Sostenible (CADS) de la Generalitat de Catalunya, en noviembre de 2010.

Se puede consultar todo el informe en los dos enlaces. En este Informe decíamos, como conclusiones de este tema y según las experiencias en varias ciudades europeas que habíamos consultado y en el Área Metropolitana de Barcelona, lo siguiente:

Límite de velocidad a 80 Km/h.

  • Hay una mejora de la calidad del aire debida a una reducción del consumo de combustible y de las emisiones de los contaminantes primarios.
  • Hay una reducción del ruido.
  • Mejoran las condiciones de circulación (incrementa la fluidez) y la seguridad (disminuye el número y gravedad de los accidentes).
  • Referente a la salud, la disminución de los niveles de contaminación implican un incremento de la esperanza de vida de la población.
  • La aplicación de esta medida parece dar resultados positivos, pero debe ser complementada con otros.
  • Estos datos no son fácilmente extrapolables a otras regiones y países ya que dependen de muchos factores (el número de vehículos que circulan, el parque de vehículos (antigüedad, tipo de combustible, mantenimiento etc.).
  • La eficacia de esta medida podría justificar la aplicación en otras poblaciones de grandes dimensiones en Cataluña.
  • En otros países donde se ha aplicado la misma medida, se han conseguido mejoras más destacables. En Rotterdam (Holanda), la disminución de las emisiones de NOx procedentes del tráfico fue del 25% en 2005, lo que podría indicar, que aún se puede hacer un esfuerzo mayor en esta dirección.

Velocidad variable

  • La velocidad variable hace disminuir las congestiones y mejora la fluidez del tráfico (lo que evita las frenadas y los arranques donde se emiten gran parte de los contaminantes). En consecuencia, el consumo de combustible disminuye, así como las emisiones de contaminantes atmosféricos con el consecuente beneficio para la salud.
  • La implementación no supone un gran gasto económico y el sistema funciona de manera bastante autónoma una vez puesto en marcha.
  • Es muy importante adaptar la integración de la información según las necesidades específicas de cada región (meteorología, densidad de tráfico, estado de las carreteras, etc.); Cuantos más datos se evalúen, más eficiente será la medida.
  • Hay que poner especial atención en la duración de los trayectos, ya que se ha visto que en muchos casos puede incrementarla. Se debería procurar minimizar este incremento, ya la vez hacer entender a los conductores que los beneficios de la medida lo merecen.
  • Reducción evidente de los accidentes y de su gravedad.
  • Se aprecia una reducción del ruido.
  • Las políticas de información y sensibilización sobre la medida son importantes para asegurar el buen funcionamiento de la medida y obtener el cambio de conducta de los usuarios tal y como se ha producido en las zonas de aplicación en Europa y Estados Unidos.
  • La medida puede comportar cambios indirectos en la conducción como por ejemplo la diferente utilización de los carriles.

Foto: Fidel Soler

Las dos medidas juntas

Ambas medidas son interesantes y efectivas para la reducción de la contaminación, la congestión, el ruido y los accidentes. Como ya se ha comentado, la limitación de los 80km /h disminuye las emisiones, y este hecho se debe más a la reducción de las altas velocidades que a la disminución de la congestión. Hay que decir, sin embargo, que la velocidad variable consigue reducir más la congestión y aumentar la fluidez (y por tanto reduce más la contaminación asociada a las paradas y arranques y a las bajas velocidades). Sería interesante establecer una velocidad mínima permitida que contemple el óptimo de eficiencia de los combustibles. La aplicación de la velocidad variable sobre la limitación de 80km/h (es decir, la suma de las dos medidas), implica unos resultados mejores tal y como se está haciendo en la C-31 y la C-32. El mismo modelo se podría extender a otras zonas del Área Metropolitana de Barcelona.

Ninguna de las dos medidas aplicadas en el Área Metropolitana de Barcelona fueron bien acogidas por la población, a diferencia de otros países. El desconocimiento de los motivos de la medida y la sensación de ser tan sólo una medida recaudatoria podrían ser la causa. Por eso parecen necesarias campañas informativas más eficientes que profundicen en los motivos de las medidas y persigan un objetivo real de sensibilización para la mejora de la salud y el medio.

En conclusión, viendo las buenas prácticas de muchas ciudades de Europa y América que revisamos en el citado informe, creemos que la decisión tomada por el actual gobierno de Catalunya, además de ser un error desde el punto de vista de la evidencia científica, es también un error político, pues no ayuda nada, al contrario, a la necesaria educación ciudadana en este tema, imprescindible para hacer frente a los intereses económicos de unos cuantos y a la opinión de gente ignorante y frívola que lo que defienden es la libertad absoluta de correr por las carreteras y el derecho a matar por accidente o lentamente por contaminación.

J. Martí Valls. Grupo de Medio y Salud del CAPS

Otros enlaces :

Declaración de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS)

Declaración de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE)

Declaración de la Societat de Salut Pública de Catalunya i Balears (SSPCB)

Artículo en el País

Anuncios

Las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales “de la Seguridad Social”

febrero 6, 2011

Agradezco a Toni Tuà el lujo de contar con su conocimiento para hacer este artículo, en el que yo únicamente he añadido los enlaces, y que nos explica, con su habitual didactismo, todo lo que queríamos saber y nunca sabíamos a quién preguntar. Evidentemente era a él.

Las Mutuas nacieron hace 106 años (Ley Dato de 1904) como “Mutuas Patronales” para cubrir una necesidad que no tenía otra cobertura: la protección de los trabajadores que sufrían un accidente laboral (para que recuperaran su salud y así retornar lo antes posible al trabajo). Eran asociaciones de empresarios y el gasto iba a su cargo. No era un interés altruista de los patrones, ya que si los obreros no volvían al trabajo tenían que “enseñar de nuevo a un aprendiz”.

Con posterioridad alcanzaron el papel de “mutualidades de previsión social”, al cubrir también la atención a las enfermedades comunes, tanto de los trabajadores como de sus familias ya que no existía el seguro del Estado.

En 1.964 cambió radicalmente la situación con la promulgación de la Ley de Bases de la Seguridad Social (SS), que instauraba el seguro obligatoria para las contingencias públicas. En el preámbulo de esta ley ya se planteaba que las mutuas de accidentes estaban destinadas a desaparecer. No tiene ningún sentido la “separación administrativa” entre contingencia laboral y contingencia común, pues se tratan las mismas patologías de los trabajadores/as en sistemas de atención sanitaria diferentes por el solo hecho de producirse la contingencia dentro o fuera de la empresa. Así pues, se consagraba la continuación de las Mutuas como “entidades colaboradoras de la SS”, a pesar de que siguen siendo Mutuas Patronales, pues su Consejo de Administración está compuesto exclusivamente por empresarios afiliados a la mutua (y un trabajador de la propia mutua).

Hasta el día de hoy, y a pesar de la promulgación de las nuevas legislaciones de SS (1974 y 1996), no se ha producido la integración de las dos redes de atención sanitaria, laboral y común, que sería lo normal en un país donde la cobertura pública es Universal. Al contrario, los diferentes gobiernos, tanto del PSOE como del PP, les han ido ampliando las competencias de colaboración en la gestión del subsidio de baja laboral por contingencia común. Incluso, hace unos días, el Gobierno les ha encomendado la cobertura de una prestación social, como es el subsidio de baja laboral por cuidado de hijos con enfermedades graves, que no tiene nada que ver con las prestaciones por contingencias laborales

Incongruencias del sistema
• La determinación de si existe contingencia (lo que quiere decir asistencia sanitaria y subsidio de baja laboral) lo determina en primera instancia una entidad patronal que es “arte y parte” y no el Sistema Nacional de Salud que es “neutral”.
• Al existir dos redes de atención sanitaria (la de las Mutuas y la del Sistema Público de Salud) las mutuas tienen tendencia a considerar, en un porcentaje importante, como Contingencia Común la que es Profesional, derivando a la  atención del sistema público un porcentaje elevado de trabajadores/as que deberían ser atendidas en sus servicios (según manda la ley). Esto tiene tres consecuencias negativas inmediatas:
1. Los trabajadores/as cobran menos dinero de subsidio de baja (60% del sueldo desde el 4º día de baja en lugar del 75% desde el 1er. día).
2. El subsidio pasa a pagarlo la SS en vez de la Mutua, en los casos en que ésta, no lo gestione directamente.
3. La atención sanitaria pasa a ser cubierta por el Sistema Público de Salud en todos los casos.

Otra consecuencia añadida es todo el proceso administrativo y de inspección médica que se inicia por parte de las personas afectadas al presentar reclamación de la actuación de la mutua, con el consecuente gasto en recursos públicos, tanto humanos como materiales, sin consecuencias de responsabilidad para las mutuas.

La motivación por la que el Gobierno del Estado decidió otorgar la gestión del subsidio de baja laboral por contingencia común a las mutuas, fue el interés por rebajar el índice de absentismo laboral (término en el que nunca hubo acuerdo entre administración, patronales y sindicatos), pensando que el Servicio Público de Salud era demasiado laxo y las mutuas “pondrían orden”, rebajando este índice de absentismo (que, por cierto, está por debajo del índice de los países europeos más avanzados). Pero lo cierto es que, ya en dos ocasiones, la SS ha tenido que incrementar la cuota de cotizaciones que transfiere a las mutuas para la gestión de la IT por Contingencia Común para que no les provoque déficit de gestión.

A pesar de que las mutuas consolidan la aprobación de su presupuesto con los Presupuestos Generales del Estado y se someten a una auditoría anual por parte del Ministerio de Trabajo, recurrentemente se han ido descubriendo graves irregularidades de gestión, abusos en los sueldos y blindajes de despido de los directivos, lo que ha llevado al Ministerio de trabajo a tener que someter a intervención alguna de las mutuas importantes, fijando incompatibilidades entre directivos y familiares con empresas montadas para contratar con la mutua y en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el 2011 legislar sobre los topes máximos en los sueldos de los directivos (que están muy por encima de los sueldos de Directores Generales de Ministerio y Secretarios de Estado), ya que los recursos que gestionan son cuotas a la SS, o sea dinero público (más de 8.000 millones € para el 2009).

En definitiva, las mutuas de accidentes continúan existiendo (como “entidades sin ánimo de lucro“) por la enorme presión del lobby empresarial para:
– Mantener directamente el control sobre la salud de los trabajadores/as.
– Controlar la gestión de miles de millones de dinero público.
– Disfrutar de los abusivos sueldos de los directivos.
– Condicionar la red de atención sanitaria privada que tiene concertada.

Aquí dejamos  el enlace al Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud, del Sindicato Comisiones Obreras, con dos apartados:

Vale la pena echarle una ojeada al Sistema de Reclamaciones. Surgen preguntas como ¿Por qué la ciudadanía no podemos tener  conocimiento de cuáles son estas reclamaciones? ¿De cómo se resuelven, si es que lo hacen? ¿De cómo podrían servir para mejorar nuestro Sistema de Salud?¿De si se promueve y se aprovechan no sólo como reclamaciones sino como conocimiento? Hablamos de transparencia, de datos abiertos, de colaboración, de Servicio Público, de participación.

Toni Tuà Molinos y Olga Fernández Quiroga


Retorno de vacaciones y… al PodCamp Barcelona 2010

septiembre 2, 2010

Nos vamos a Masnou , municipio costero de la provincia de Barcelona a participar en el PodCamp Barcelona 2010, en una “charla relámpago”, de 8 minutitos el 17 de septiembre a les 17 horas, justo después de la presentación de Rafa Pardo (Inq_Maimonides, en Twitter).

Para los que no lo conozcáis, como dicen los organizadores, se trata de un evento donde caben todas las personas interesadas por Social Media.
El objetivo es fomentar el concepto basado en comunidades de usuarios para impulsar la colaboración, participación e intercambio de conocimiento y experiencias.
Plenamente coincidente con la filosofía e-Criterium.

Gracias a cataspanglish , los organizadores, por el trabajo realizado y por permitirnos participar.

Olga Fernández Quiroga


Apuntes de la Jornada “Cómo mejorar la Calidad Democrática en el ámbito de la salud y el sistema sanitario”

mayo 19, 2010

…y se hizo la jornada. 105 inscripciones y 78 asistentes

Cuando estoy en el comité organizador de cualquier evento, lo que más me preocupa es la asistencia. Superada esta preocupación,(¡gracias por venir!) me queda la queja de no haber podido disfrutar de ese ratito de charla, en ese tiempo estupendo del intermedio y del café. Tuve que conformarme con saludos rápidos a cambio de resolver algunos problemillas para que el acto transcurriera lo mejor posible.

Estoy contenta de su desarrollo, añadiendo una autocrítica: aunque decidimos limitar el tiempo de todas las intervenciones para dialogar con los asistentes, (15’ a las ponencias 10’ para las intervenciones de las entidades y 5’ para los invitados de la fila 0), hubiera deseado más tiempo para escuchar a la gente que asistió y dialogar un poco más.

Acordes y desacordes
Anoto, a modo de resumen, acordes y desacordes, siendo los primeros aquellos sonidos de coincidencia en ponentes, invitados, fila cero y asistentes y los desacordes sones a modo de frases sueltas que no tienen mayor importancia que el haberme llamado la atención.

Los acordes para la calidad democrática
Necesidad de transparencia. Devolución de la información. Mejora continua de la Sanidad Pública. Colaboración. Diálogo. Debate. Aceptación e impulso de la disensión. Deliberación. Compartir decisiones

Y los desacordes

– El lucro no es un concepto saludable en salud
– La fragmentación en la organización sanitaria, dificulta la participación
– Buenos profesionales, buena medicina
– La Sanidad funciona gracias a los usuarios y a los profesionales
– La participación exige transparencia, inteligibilidad y devolución de la información
– Si no se puede decidir, la participación en los órganos reglamentados, no funciona
– A veces parece que las instituciones funcionen como un muro de contención para la participación
– Las instituciones tienen que responder siempre
– Los órganos de participación tienen que ser participativos y con funcionamiento horizontal
– No tenemos Governanza Democrática
– Hay gestores institucionales que ven la participación como una cesión de su poder político
– Hay mecanismos de control pero ¿funcionan?
– ¿Quién controla a los controladores?
– La participación como manera de mejorar la calidad del servicio y la política
– Cuando las instituciones penalizan la disidencia y están a la defensiva es una pérdida de la calidad democrática
– Hay una deriva hacía el impulso y dotación de recursos para la biomedicina hospitalaria en detrimento de la atención primaria
– En salud, nadie tiene el conocimiento
– Se envían muchos mensajes culpabilizadores a la población
– Un tumor está muy presente en el sistema, pero queda diluida la persona que lo sufre.
– Las administraciones no lo pueden hacer todo
– La participación es una parte de un todo. Con ella todos ganamos o todos perdemos
– En salud los indicadores de resultados son referencias, no deberían ser determinantes
– Protagonismo en la participación en salud, quiere decir que tienes derecho a decidir.
– Quisiera un sueldo digno para los profesionales y no incentivos. Los incentivos son para dedicar a los pacientes.
– En el único consejo de participación decisorio, el del Servei Català de la Salut, están proveedores y sindicatos, no ciudadanía
– La atención primaria tiene que ser accesible y próxima
– Hay que hacer rendición de cuentas, porque se utilizan recursos públicos
– Los profesionales más satisfechos con sus sueldos son los que tienen buenas condiciones de trabajo.
– Una queja tiene valor porque es susceptible de respuesta
– Tenemos que pensar que todos vamos en el mismo barco
– En salud la eficacia se toma como eficiencia económica.
– El paradigma de la libre competencia en proveedores de salud, dificulta el control democrático.
– Son más útiles los Consejos de Salud en donde también participan los proveedores.
– Las administraciones que consideran la participación como una colaboración, toman decisiones compartidas y potencian la responsabilidad de toda la sociedad.

Cada frase puede ser objeto de discusión. De momento lo dejo ahí, aunque añadiré con mucho gusto, a través de comentarios, todas las frases y opiniones que a vosotros os hayan llamado la atención.

Y gracias a los/las autoras: Marc Rius y Fernando Pindado (Direcció General de Participació Ciutadana), Pep Martí (CAPS), Cesca Zapater (FOCAP) Carmen Gómez de Bonilla (APQUIRA), Jaume Benavent (ICS) Rosario Jimenez Leal (CAP Vallcarca –Sant Gervasi), Marta Solé
(Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona), Isabel Ribas (Ajuntament de Barcelona), Antoni Barberà(Dempeus per la Salut Pública) Roger Bernat (Associació Catalana Defensa de la Sanitat Pública ACDSP), Carme Valls-Llobet(CAPS), Griselda Martin (UGT) Toni Tuà (CCOO) y muy especialmente a todas las personas que participaron como asistentes.

Ah, casi se me olvida : precariamente me estrené, enviando algunas de las frases de los conferenciantes vía Twitter.

El power point de mi presentación podéis encontrarlo en Slideshare

y próximamente en la Web del CAPS

Olga Fernández Quiroga


Con Garzón

mayo 17, 2010

Con Garzón y lo que representa. No es la primera vez que en este
blog de participación ciudadana en salud, escribo sobre el tema de
la guerra civil. Lo hago ahora de nuevo, para sumarme a las voces
que utilizando tanto medios digitales como analógicos, queremos hacer llegar al juez Garzón nuestra solidaridad en lo personal y nuestro apoyo en la causa que instruyó para investigar los crímenes del franquismo.

Debiera quedar claro para todo el país, simplemente con escuchar las discusiones, los apasionamientos, la intensidad de las emociones, que no se puede pasar página sin haberla leído antes, que ya no podemos esperar mucho más para airear, para clarificar, para afrontar ese pasado nuestro, para que realmente sea pasado y pase, circule, porque si no lo vamos a tener siempre ahí, estancado, en el fondo, y dispuesto a salir a la menor removida. Y cuanto más tiempo pase, peor oleará, más nauseabundo nos parecerá. Y más daño nos hará.

Quiero decirlo especialmente desde este lugar de participación ciudadana, acotado al ámbito de la salud, pero formando parte de la sociedad que tiene como objetivo hacer de la democracia un quehacer cotidiano, un ir construyendo día a día. La democracia como una construcción de la ciudadanía. Por eso considero este apoyo un acto democrático.

Además, quisiera añadir, por la parte que me toca como profesional de la salud mental, que me concedo cierta autoridad, resultado del trabajo de investigación que tuve la oportunidad de realizar sobre los efectos psicológicos de la guerra y la postguerra en la población actual. Toda la población.

Y,desgraciadamente,y hasta dónde yo sé,en nuestro país, a diferencia de otros países en donde sí se han habilitado espacios en los servicios públicos de salud para tratar esos efectos(a las personas que padecen esos efectos), aquí aún está pendiente

Podéis consultar las dos partes de ese trabajo en Slideshare
Olga Fernández Quiroga


Noticia sobre participación

febrero 21, 2010

El Servei Català de la Salut  ya ha colgado en su Web la memoria de la Jornada Governs Territorials de Salut. La Governança del Sistema de Salut. Un procés participatiu, con un documento que recoge las ponencias.

Creo que ya lo hemos dicho, pero lo repetimos: a pesar de sus dificultades y carencias, nos hemos propuesto impulsar el desarrollo de los Consejos de Salud, y ayudar en todo lo que podamos. Tanto conceptualmente, porque nos parece una manera de incrementar la calidad democrática, como prácticamente, porque creemos que la gente que forma parte de los Consejos, junto con los responsables de las administraciones, pueden hacer un excelente trabajo que mejore el Sistema de salud, que genere cambios visibles y que aporte ideas. Y todo ello sin olvidar que debe ser una participación saludable para la gente que participa, donde no tengan cabida ni la decepción ni el cansancio. La Administración juega un papel importante, poniendo todas las herramientas al alcance del buen funcionamiento de los Consejos. Nosotros nos comprometemos a dar visibilidad a las decisiones que tomen, a sus éxitos, sus dificultades y también a mantenerles informados de las opiniones que nos lleguen a la Web e-Criterium y que afecten a su zona. Estaremos muy contentos de contar con su participación, de recibir sus opiniones, tanto en Catalunya como en el resto de España. Os invitamos a hacerlo.

Olga Fernández Quiroga


Transparencia administrativa, grupos de expertos, y participación ciudadana.

febrero 16, 2010

Leo sobre el foro de Davos, una fundación privada que reúne a líderes económicos mundiales (inicialmente eran europeos, ya que fue una idea de un economista suizo, de ahí lo del monte Davos, de Suiza), y me entero de dónde sale, que ya sabíamos por las entrevistas al Sr. Sala Martín, y cómo se elabora uno de esos informes utilizados para medir la competitividad de la economía española. Ese cómo, no lo sabía y me aclara muchas cosas. Recomiendo el artículo del profesor Navarro,  pero a lo que iba, lo del foro de Davos, me recuerda una pequeña indagación que realicé hace unos meses respecto a los grupos de expertos, que son convocados por instituciones en busca de consejo, experto consejo claro, sobre los más variados temas y cuyos informes se convierten a menudo en dictámenes que hay que seguir o como mínimo son decisivos a la hora de tomar la correspondiente decisión política.

El tema objeto de mi indagación, que utilizo como paradigmático, se refería a la Ley de la dependencia. Primero un artículo en diario El País, titulado los expertos reclaman una nueva cotización por la Ley de dependencia, adelanta las conclusiones del informe que un grupo de expertos ha elaborado a petición del Congreso de Diputados. Una semana después el diario Público en otro artículo titulado Sanidad rechaza que los dependientes paguen más, informa que el Gobierno presenta esos resultados, a la vez que rechaza algunas de sus propuestas, de carácter muy liberal (copago, integración de la financiación privada…)

Quería saber quienes eran los expertos y cómo se eligen, así que fui directamente al informe, en dónde me entero: de sus nombres, que son cinco, que es una moción aprobada en el  Pleno del Congreso y que los nombra la Ministra correspondiente. Tengo que ir a los diarios para sumar alguna información más: que la petición es realizada por el partido político CiU, (Convergència i Unió), de Catalunya, que además propone a dos de los 5  integrantes del grupo y que cuatro de ellos provienen del sector universitario y una de una consultoría y que a cuatro los califican de conservadores y a uno de progresista. Hasta aquí la investigación.

Mis conclusiones: (a) tengo que dedicar mucho tiempo para saber quienes son y de dónde vienen (b) tengo que fiarme de las opiniones de los diarios (c) deduzco que la manera de elegirlos es a petición de los grupos parlamentarios  que se ponen de acuerdo.

Total, que si en el ejemplo de Davos, para tener mi propia opinión y valoración tuve que saber que era un informe basado en el análisis de una escuela de negocios, con ideología propia, también debería poder saber los datos sobre los “grupos de expertos”.

"Transparencia"

No se trata de poner en cuestión su competencia, que siempre se le supone, sino de un derecho de ciudadanía, que como tal, debemos ejercer.

Se trata de disfrutar de una administración transparente, con acceso a los datos públicos y su reciclaje. Ya existen muchas iniciativas en este sentido y hablaremos de ello.

Se trata de calidad democrática y en temas de salud pública, con importantes debates sobre el sistema sanitario, su financiación, su equidad… la participación ciudadana pasa por poder encuadrar adecuadamente esos saberes que tendrán repercusiones importantes en nuestra vida cotidiana.

La posibilidad de deliberar comienza por esa información abierta. Solo así, podremos proponer nuestras propias conclusiones y/o soluciones, porque la ciudadanía, también somos poseedores de muchos saberes, susceptibles de mejorar el funcionamiento de nuestras instituciones.

Conocer quienes son, cómo han sido elegidos, de dónde vienen y los posibles conflictos de intereses, esto último, algo que ya es obligatorio, por ejemplo, en la publicación de artículos científicos. Y sin tener que recurrir a los medios de información.

Por cierto, hay algo que siempre me llama la atención: la utilización de la palabra “copago” para referirnos al pago de una parte de los costes de la atención sanitaria, de medicamentos… ¿es un eufemismo? Lo digo porque el prefijo “co”, indica un plural, un acompañamiento. ¿Con quién pagamos? ¿Con la administración? ¿Con nosotros mismos? Seguro que incluso en esta cuestión podría encontrar grupos de expertos que me contestaran cosas distintas.

¿Qué pensáis?

Olga Fernández Quiroga