Manifiesto Abla 2010

noviembre 24, 2010

Nos sumamos a las adhesiones al documento Manifiesto Abla 2010, fruto de un trabajo colaborativo en red, sobre participación en el Sistema de Salud.

Para no perder la costumbre, vamos a ser los últimos, pero aquí estamos.

Olga Fernández Quiroga

Anuncios

Sistema de Salud, partidos políticos y elecciones al Parlamento de Catalunya 2010

noviembre 19, 2010

Estoy muy orgullosa de haber coordinado este trabajo, que hemos realizado de manera colaborativa, 5 entidades cívicas para difundir entre la ciudadanía, el programa sobre el Sistema de Salud que presentan los partidos políticos en las elecciones autonómicas catalanas. Lo publicamos conjuntamente en las respectivas Webs.

Dos organizaciones de profesionales: el CAPS, con 25 años de historia y que agrupa a profesionales de la salud y el FOCAP, de reciente creación, a profesionales de atención primaria; una asociación ciudadana, DEMPEUS para la salud pública, presente en la red para elaborar, recoger y difundir toda clase de informaciones sobre Salud; una organización académica, el grupo GREDS-EMCONET de la Universitat Pompeu Fabra y reconocido prestigio internacional y nosotros, e-CRITERIUM, demostrando que es posible, deseable, útil, provechosa y necesaria la colaboración y la cooperación para que la salud, nuestro Sistema de Salud, sea esa construcción colectiva en la que todos estamos implicados y en la que todos podemos aportar.

A pesar de la rapidez con la que hemos tenido que realizar el trabajo, otras dos entidades se han adherido: el sindicato CC.OO. y la Coordinadora d’Usuaris de la Sanitat, CUS. Pedimos disculpas a las entidades que no han tenido tiempo de hacerlo.
En el documento encontraréis enlaces, acrónimos y las respectivas Webs de los partidos con representación parlamentaria: PSC, ICV-EUiA, ERC, CiU PPC, C’s.

Hemos resumido 4 temas
o Atención Primaria
o Equidad
o Financiación/ Modelo Público/Privado
o Participación Ciutadana

Cada tema dividido en apartados como: Nuevas tecnologías, desburocratización, Plan de innovación de la atención primaria y salud comunitaria, coordinación entre niveles asistenciales, equidad, distinción salud y sanidad, desigualdades en salud, copago, libertad de elección, sostenibilidad …y así hasta 36

Esperamos que nos sea útil a la ciudadanía y que todos los partidos políticos se sientan satisfechos al pensar que sus votantes quieren seguir participando más allá de las votaciones del día 28. Y que ese día 28 van a ser, además de votantes, ciudadanos con criterio.

Muchísimas gracias a todos por el trabajo. Una experiencia muy gratificante.

Olga Fernández Quiroga


Morir Dignamente

noviembre 11, 2010

Morir. La muerte, para los humanos de nuestra sociedad, siempre tiene algo de indigno: no la aceptamos, nos rebelamos (y ahí nos revelamos), la relegamos a los hospitales, la retrasamos.

En mi labor clínica trabajo con el dolor, las pérdidas, las palabras, pero por hoy, renuncio a ellas y os dejo con tres documentos:

(1) el acto organizado conjuntamente por L’Associació pel Dret a Morir Dignament i Dempeus per la salut pública con el nombre de “aprenent i decidint com morir” .
Será el día 12 de noviembre, a las 17,30 h. en la Sala de Actos del Museu Picasso de Barcelona.

(2) este vídeo que explica la historia del médico Carlos Cristos, en su travesía por una vida y una muerte dignas (Carlos ya ha muerto).
Per cierto, subido a Youtube por Julio Bonis

También podéis ir a la Web oficial de la película las alas de la vida

(3) El manifiesto por la objeción de conciencia que se elaboró en Sevilla, en la “jornada sobre derechos en conflicto: aborto, eutanasia y objecion de conciencia” organizada por entidades sanitarias, ciudadanas y juridicas como la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, la Asociación Derecho a Morir Dignamente, la Asociación para la Defensa del Hospital Severo Ochoa y Jueces para la Democracia, entre otras .

Olga Fernández Quiroga


De repagos que aumentan el gasto sanitario

noviembre 2, 2010

Publicamos esta opinión en e-Criterium y nos parece lo suficientemente interesante como para dedicarle este post.

Se trata de un estudio del The New England Journal of Medicine , del 28 de enero de 2010 que también podéis encontrar traducido en Dempeus, y en el que se demuestran dos cosas básicas:

(1) que la introducción del repago en las visitas de atención primaria, entre los pacientes mayores de 65 años, puede tener efectos adversos para la salud
(2) que incrementa el gasto total en asistencia sanitaria.

La primera conclusión ya la habíamos oído, pero la segunda casi resulta un oxímoron: un repago dilapidador.¿Qué sucede?. Pues que las visitas en atención primaria disminuyen, especialmente en zonas con gente más pobre, pero los ingresos en el hospital suben, lo cuál traducido en términos estrictamente económicos (y esto en salud no existe) viene a suponer que el gasto hospitalario sube más del doble que el ahorro por el repago.

Supongo que sirve de poco relacionar una por una todas las consecuencias previsiblemente negativas que puede provocar la introducción de cualquier medida, de manera fragmentaria, en un sistema, porque no se trata de medidas técnicas, económicas o de ahorro, como se presentan, sino que forman parte de una idea general que no se explica claramente, pero aún si creyéramos que se trata de una medida técnica, los ciudadanos deberíamos exigir a nuestras instituciones que piensen y tengan en cuenta que la realidad en la que quieren influir, en este caso el sistema de salud, actúa como una matriz con muchísimos parámetros, algunos evidentes y otros no tanto, pero que están ahí y tarde o temprano van a dejar de ser latentes y saldrán.

¿Podrían esas autoridades utilizar los medios a su disposición para presentarnos las posibles consecuencias que han previsto que pueda causar su decisión?. Por su credibilidad, que también es la nuestra, por la transparencia y sobre todo, por nuestra salud.

Y para compensar el haber hablado en “estrictos términos económicos”, finalizo con la respuesta enviada e-Criterium por Carme, como profesional:

“… el resultado del artículo basado en estudios en USA me parece lógico. Yo también he pensado algunas veces que el efecto “disuasorio” del copago puede afectar al grado de enfermedad, de forma que cuando el paciente va al servicio médico necesite una atención mucho más grande, incluyendo el gasto económico. Seguramente los gestores del ambulatorio han presentado una mejora de las cifras a sus gerentes. Si como es muy posible, estos gerentes, no tienen ninguna relación con los del hospital o servicio que ha atendido las complicaciones del paciente, serán felicitados por los jefes. El enfermo, sin embargo estará mucho más débil y por tanto con más riesgo de no poder tirar adelante. En este contexto no solo el gasto en economía sanitaria, sino social, puede ser alto…”

Otro parámetro de la matriz.

Olga Fernández Quiroga