ELECCIONES CATALUNYA 2017: Salud y Sistema Sanitario en los programas electorales de los partidos políticos

diciembre 20, 2017

En el año 2012, coordiné un trabajo con cinco entidades cívicas que tenía por objeto dar a conocer el programa sobre el Sistema de Salud que presentaban los partidos políticos en las elecciones autonómicas catalanas.

Ahora, en estas elecciones del 21 de diciembre de 2017, en que muchos partidos se empeñan en plantearlas de nuevo como un plebiscito del sí o no a la independencia, quiero poner mi granito de arena a la vez que mi repulsa a lo binario en política, dando un repaso al mismo tema: lo que tienen escrito en sus respectivos programas electorales los partidos políticos con representación parlamentaria sobre Salud y Sistema Sanitario.

A saber:

1.- Este pdf, elaborado por Pep Martí (¡gracias Pep!) con el apartado específico que cada partido dedica al tema por si queréis echarle un “cop d’ull” en catalán o un “vistazo” en castellano e incluso por si queréis estudiarlo en profundidad,  porque resulta muy, muy interesante.

Programas salud elecciones Catalunya 2017

2.- Enlaces a las Web de los partidos y a sus programas electorales.

Aquí, me he permitido añadir algunos comentarios propios. Son totalmente subjetivos y sin ninguna intencionalidad que no sea la que mi inconsciente determine. (lo que está en cursiva en el texto. La traducción al castellano es mía).

Algunas precisiones

– Todos los partidos quieren un Sistema de Salud Universal. Nadie se atreve a decir, aún, que cada cual se arregle como pueda, así que, al menos en teoría, es un triunfo de las ideas izquierdistas para nuestro Sistema Sanitario. En la práctica, los partidos derechistas aplican políticas ultraliberales desmantelando el Sistema Público y privatizando todo lo que se pueda privatizar, pero lo dicho, aún no se atreven a decirlo claramente.

– Ahora no basta decir que queremos una Sanidad Pública, hay que ponerle muchos adjetivos para que quede claro: si es de gestión pública, si es de provisión pública, si es de propiedad pública.

– La mayoría de partidos no cuantifican los recursos para sus propuestas. Generalizan sin explicar cómo lo van a conseguir.

– Y si queréis comparar con el programa del 2012, ya téneis parte del trabajo hecho.Os encontraréis con el inmenso trabajo del inefable ex-conseller Boi Ruiz del Gobierno de la antigua Convergència de Artur Mas, del que hemos hablado en varios post, como éste, éste otro, o éste mismo, en dónde podréis recordar cuál era la propuesta de la hoy famosa ANC (Assemblea Nacional Catalana), en su documento  titulado “salut per la independencia”, y que tuvimos que contestar un montón de entidades y personas físicas, en un documento que nombramos comopel dret a decidir també la nostra salut i el Sistema Sanitari de Catalunya

Y sin más dilación, aquí va:

Web y pdf. de los programas electorales de los partidos (por orden alfabético)

 Catalunya en Comú-Podem.  Programa electoral.

Programa electoral: 162 páginas.

Salud y Sistema Sanitario: 6 páginas. Páginas 45-51, apartado 5.

Título: Salut

–  Los principales determinantes de la salud colectiva son sobre todo de tipo social, económico, ambiental y laboral. Por ejemplo, la contaminación ambiental (el aire en las ciudades o el agua en determinadas partes del territorio) es, entre otros, un determinante clave sobre el que es urgente actuar para mejorar la salud de la población

– Establecer por normativa la evaluación sistemática del impacto en salud de todas las políticas.

– Asegurar el derecho a la preservación de los datos personales sin que
sean cedidos a entidades privadas

Candidatura de Unitat Popular (CUP).  Programa electoral.

Programa electoral: 73 páginas.

Salud y Sistema Sanitario: 2 páginas. Páginas 31-32, apartado 6.

Título: Cap a la sobirania sanitària (Hacía la soberania sanitaria)

– Definición de pública significa propiedad, provisión y gestión pública, control comunitario, sumisión al interés público, al interés de la mayoría, con exclusión del ánimo de lucro en la legislación sanitaria para imposibilitar que se haga negocio con nuestra salud.

– Unificación de la titularidad, gestión y provisión pública de todos los centros que forman parte del SISCAT

– Detener inmediatamente todos los proyectos privatizadores directos e indirectos

Junts per Catalunya (JxC).  Programa electoral

Programa electoral: 94 páginas.

Salud y Sistema Sanitario: 3 páginas. Páginas 85-89

Título: Salut

Tenemos un modelo sanitario de éxito, público, universal y equitativo, de calidad y con diversidad de proveedores, tanto públicos, como privados y del tercer sector

– Garantizar la sostenibilidad de un sistema sanitario catalán con cobertura pública universal para todos, mejorando su financiación.

— Crear la Agencia Catalana de Investigación e Innovación en salud, con el fin de impulsar fórmulas innovadoras de modelos de financiacióny promoción del mecenazgo y la colaboración público-privada R + I, dotándola también con instrumentos propios para promover la capacidad de inversión pública en R + I biomédica

 Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Programa electoral.

Programa electoral: 63 páginas.

Salud y Sistema Sanitario: 2 páginas. Página 31 y página 56 apartado 6.

Título: Un sistema de salut i social integrat i universal

– El nuevo sistema nacional de salud y social de la República.

Un sistema público, universal, de calidad, sostenible y equitativo que sea considerado una inversión de bienestar y capaz de generar prosperidad.

 Ciutadans (C’s).  No tienen pdf. de su programa electoral.

En la Web, las medidas de Salud y Sistema Sanitario, están el apartado VII con el  título de “Por una sanidad pública, universal y de calidad”. Son dos páginas, trasladado al pdf.

– Revertiremos los recortes realizados en los últimos años por los políticos independentistas en el sistema público de salud en Cataluña. Aumentaremos el presupuesto destinado a sanidad, abriremos los centros sanitarios que se cerraron injustificadamente durante la crisis y disminuiremos la precariedad laboral de nuestros profesionales mediante una correcta programación, planificación, previsión y estabilización de plantillas, garantizando la sustitución en casos de bajas laborales y vacaciones y el pago de las Direcciones por Objetivos (DPO) al 100%. 

– Promoveremos la creación de una Receta Electrónica válida en todo el territorio nacional.

Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). Programa electoral

Programa electoral: 154 páginas.

Salud y Sistema Sanitario: 7 páginas. Página 79-89, apartado 6, en castellano

Título: Un sistema de salud y social integrado y universal

– Porque a menudo las enfermedades y los tratamientos presentan diferencias entre hombres y mujeres, introduciremos la perspectiva de género en la sanidad tanto en la formación como en la información y en la atención.

Fomentaremos la exclusividad de los profesionales en el sistema público de salud de Cataluña.

– No vamos a permitir la convocatoria de más concursos para gestionar áreas básicas de salud. Nuestro objetivo es que toda la atención primaria sea de responsabilidad pública.

Partit Popular de Catalunya (PP) Programa electoral

Programa electoral: 18 páginas.

Salud y Sistema Sanitario: 1 página. Página 17, apartados 139 a 146

Título: Un sistema de salud y social integrado y universal

– Aprobaremos un cheque para los servicios de dependencia y discapacidad

– Ampliaremos los servicios que pueden ofrecer las farmacias. Podrán dispensar, administrar y controlar vacunas, productos para residencias geriátricas y medicamentos de dispensación ambulatoria. Así contribuiremos también a desbloquear la sanidad pública.

Olga Fernández Quiroga

Anuncios

Pel dret a decidir també la nostra salut i el Sistema Sanitari de Catalunya

julio 23, 2014

Actualización de 24 de julio de 2014: Aquí tenéis el enlace para ver el documento de la ANC retirado de su Web.

Actualización de 23 de julio de 2014: ha desaparecido de la Web de la ANC el documento de la sectorial de sanidad, por eso al clikar en los enlaces, sale la página de la ANC pero sin el documento. Que yo sepa, hasta el momento no hay ninguna explicación, así que supongo que este manifiesto está haciendo su trabajo.

La sectorial de sanitat de la Assemblea Nacional Catalana (ANC)  ha colgado en su Web un documento para definir las líneas maestras de lo que podría ser el sistema sanitario en una Catalunya independiente.

Pel dret a decidir també la nostra salut i el Sistema Sanitari de Catalunya (por el derecho a decidir también nuestra salud y el Sistema Sanitario de Catalunya), es el documento colaborativo que da respuesta a una declaración que fija un sistema sanitario privatizado y dirigido por intereses economicistas que nada tienen que ver con la salud de las personas ni por supuesto con la independencia de Catalunya.

Simplemente es el modelo de un sector cuyo objetivo es ganar dinero, obtener beneficios a costa de la salud de la población. Es su modelo. Un modelo que se repite en otras comunidades del estado, impulsado básicamente por el sector ultraconservador del PP y asumido por CiU y que se basa en el ya trasnochado y fracasado modelo tacheriano que fue aplicado en el desmantelamiento del sistema público inglés, el NHS. No es el mío ni creo que el que quiere mucha gente para Catalunya. Tanto si son independentistas como si no lo son. Tanto si forman parte de l’ANC como si no.

Aquí está el manifiesto.

 En català

POR EL DERECHO A DECIDIR TAMBIÉN NUESTRA SALUD Y EL SISTEMA SANITARIO DE CATALUNYA

Cada día nos golpea la noticia de un nuevo recorte en salud, de cierre de camas, quirófanos y servicios, de incremento de las listas de espera, de nuevas precarizaciones en las condiciones de trabajo del personal del sector y de derivaciones injustificables de la sanidad pública a la privada. Cada día aparece una nueva amenaza contra la integridad del sistema de salud catalán, como el intento de desguace del ICS en Lleida y Tarragona, o se desafía nuestro entendimiento y razón con declaraciones del todo irreales sobre el “estado del bienestar” que disfrutamos o que cualquier empeoramiento en la calidad y atención a la sanidad pública es un mito. Pero la realidad es la que es, poco transparente y con nichos de corrupción que corroen el sistema de salud, como demuestran las demandas judiciales a las que exige transparencia, o el menosprecio de quien quiere y hace las cuentas claras, y últimamente también, cada día , represalias de todo tipo contra las personas que cuentan la verdad sobre las urgencias colapsadas, o los recortes a la dependencia, y que, a pesar de sus limitaciones, se organizan para defender un sistema de salud realmente universal y los derechos y la dignidad en la atención y el trato a las personas enfermas.

Nuestro sistema sanitario público está atravesando un momento crítico que puede hacer imposible su recuperación. Creemos que hay que decir basta y denunciar el desguace del sistema de salud, así como el servilismo a los intereses de la industria farmacéutica y de productos sanitarios, y los fondos de inversión que han convertido la sanidad en su objetivo de negocio. No sólo hay que denunciar las políticas contrarias a la salud y del bien común del consejero Boi Ruiz (que ya dejó claras sus fidelidades desde el primer momento al recomendarnos que nos hiciéramos de una mutua) sino denunciar también la pretensión de confundir la soberanía del pueblo de Catalunya con el propio interés particular y de clase de una minoría que elabora Manifiestos (1) y proclamas recurriendo a los tópicos de siempre del mundo empresarial privado de la sanidad. La propaganda ideológica no puede ocultar de quién son los argumentos y para qué sirven las herramientas pretendidamente apolíticas, los autores que muy poco tienen que ver con la salud pública y la soberanía del pueblo de Catalunya y el bienestar de su gente.

Para conquistar la soberanía también en salud y sanidad: actuar sobre los verdaderos determinantes de la salud.

La salud no es una cuestión individual, exclusiva de cada persona. La salud colectiva, de todos y todas, depende sobre todo de condiciones sociales, económicas y políticas. El Congreso de Médicos y Biólogos de Perpiñán de 1976 definió la salud “como aquella manera de vivir autónoma, solidaria y gozosa», descripción que pone en evidencia que la salud es una vía de promoción de la libertad y la equidad. Lamentablemente, la mayoría de personas tampoco tienen en Catalunya una situación vital, económica o laboral adecuada con la que poder disfrutar y compartir una vida plenamente saludable, independiente, fraternal y alegre, y menos en tiempos de crisis. Y ahora, cuando los determinantes de salud se desmoronan, se toma la determinación de reducir el sistema de apoyo social y el sector sanitario que podrían, al menos, paliar sus efectos más devastadores. La malnutrición de los niños, los desahucios continuados y el incremento de suicidios en Cataluya nos están diciendo que no se hacen las políticas que la población necesita ni las inversiones sociales y de refuerzo de los servicios públicos. Y tampoco se emprenden las medidas que pueden afectar en positivo a las personas, pues la sanidad sólo contribuye en una parte de nuestra salud.

Las decisiones cruciales relacionadas con valores sobre lo que es bueno o malo para la sociedad y para la salud se toman en el terreno de la política. Es por este motivo que, fuera del ámbito sanitario (como, por ejemplo, economía, trabajo, urbanismo, educación, etc., y también a la hora de elaborar los presupuestos) se debe tener en cuenta, ahora más que nunca, su impacto en la salud, en una aproximación que se ha denominado «salud en todas las políticas». (2)

 Puntos básicos de sanidad y salud para una Catalunya de todos y todas

Por todos los argumentos anteriores queremos someter a amplio debate unos puntos básicos que consideramos relevantes para dar alternativa a la privatización-mercantilización y biomedicalización de la salud pública, apartándola de la influencia del complejo industrial médico-farmacéutico y biotecnológico. (3) Queremos construir una propuesta de programa para la Salud y la Sanidad Pública en Catalunya que pueda ser, en su caso, un punto de encuentro y confluencia para la mayoría de organizaciones que defienden la salud y una sanidad pública para todas y todos, de calidad y acceso garantizado, al servicio de la población de Catalunya.

1. – En este sentido, hay que garantizar el Derecho a la protección de la salud y a un modelo de asistencia sanitaria pública, de cobertura universal y sin exclusiones, equitativo y financiado suficientemente por impuestos progresivos. No es cierto que la sanidad pública sea deficitaria. En la medida en que debe responder a costes y beneficios públicos, su déficit lo provoca, entre otras cuestiones, una financiación insuficiente, las carencias en la ejecución y control presupuestario. El déficit en la sanidad pública se debe también a su poca transparencia y es, por tanto, de responsabilidad política, también en Catalunya (4). Garantizar este punto supone la derogación de las leyes, decretos y otros instrumentos jurídicos que se opongan a estos principios generales.

2. – Plan de nacionalización de los servicios públicos de salud. Convertir el Servicio Catalán de la Salud (SCS) en el Servicio Nacional de Salud de Cataluña (SNSC), con funciones de planificación, financiación, gestión y evaluación de los servicios de salud públicos, integrales e integrados de Catalunya. La sanidad pública tiene un valor social indudable porque contiene, cohesiona y crea sinergias en la investigación, formación, docencia, prevención, atención, rehabilitación y cuidados y es la única que permite trabajar para mejorar los determinantes de la salud y la enfermedad. Entendemos que la sanidad privada se ha de financiar privadamente, y que la colaboración pública-privada existente debe ir limitando su ámbito, donde exista, hasta su total separación y definitiva eliminación, ateniéndose mientras tanto a los intereses de la sanidad pública.

3. – Con el criterio de que todo lo que se paga con dinero público debe ser público, es necesaria la definición y declaración, por parte del SNSC de los proveedores públicos como medio propio del SNSC: progresivamente la totalidad de las entidades SISCAT, con hospitales de la XHUP y/ o con equipos de atención primaria, deberán pasar a ser entidades que sean medio propio de la Generalitat. (5) Este punto implica también la eliminación de las puertas giratorias en la sanidad pública y que las personas incriminadas por corrupción sean juzgadas y castigadas.

En este sentido, alertamos de la propuesta de la sectorial de sanidad de la ANC (en la que ha participado Helena Ris actual directora general de la Unión Catalana de Hospitales, y que ya habíamos leído del asesor de Artur Mas, José María Vía) de no contabilizar como “administración pública” los consorcios sanitarios, cuando es precisamente esta consideración la que permite el control de la gestión que hacen de los fondos públicos por parte de las instituciones democráticas, y que se demuestra totalmente necesario a tenor de las gravísimas irregularidades descubiertas en el sector concertado en los últimos años. De no seguirse la directiva europea de la SEC-95 de integrar las EPIC en el sector público a efectos contables, las irregularidades detectadas, aunque ilegítimas, habrían podido tener cobertura legal. (6)

4. – Sobre política de los medicamentos: Queremos un sistema de salud sin la omnipresencia de la industria farmacéutica, y en el que se regulen y se vigilen los conflictos de intereses de políticos, gestores y prescriptores, y se seleccionen los que de verdad son necesarios, de manera que se deje de comprar humo a precio de oro en el mercado internacional de las tecnologías. La industria farmacéutica no puede ser marketing disfrazado de formación médica.

5. – Refuerzo de la Atención Primaria y Comunitaria, como instrumento básico para la resolución e integración de los circuitos e intervenciones que se realizan sobre la ciudadanía del territorio con una dirección general única para todos los equipos de atención primaria del territorio. Sobre este punto, insistiendo en asegurar la transparencia, equidad, universalidad, eficiencia, autonomía de gestión, evaluación independiente y preeminencia de la Atención Primaria con un Código ético común de todos los servicios, autonomía de gestión (no autogestión) de los gobiernos sanitarios territoriales, centros y profesionales. Y evaluación independiente (7) con transparencia absoluta de resultados en salud y gastos.

6. – Restauración de la Agencia Catalana de Salud Pública con las funciones de la Ley General de Salud Pública de Catalunya, reforzando los programas de prevención, promoción y protección de la salud (como por ejemplo: alimentos, medio ambiente, salud laboral, salud mental), promoviendo el enfoque de salud en todas las políticas, a fin de orientar las prioridades no sólo a los principales problemas de salud, sino los determinantes sociales de la salud.

7. – Derogación de coREpagos sanitarios y farmacéuticos y compromiso de no imposición de nuevas tasas como el euro por medicamento, como se ha demostrado, significan barreras de acceso al tratamiento. Son impuestos a la enfermedad, especialmente injustos y regresivos porque nada tienen que ver con la renta o la riqueza de las personas enfermas.

8– Derecho a la interrupción voluntaria del embarazo en el sistema público, como mínimo en los plazos actualmente en vigor, y sin penalización en el Código Penal, que apodere a las mujeres como personas autónomas y con derecho a decidir, y que vaya acompañada de acciones de educación sexual y afectiva para toda la población (hombres y mujeres).

9– En una visión mucho más integral de la sanidad y la salud que incorpore los aspectos biológico, psicológico y social, hay que poner el acento en el papel del trabajador / a social, que junto con el personal sanitario médico y de enfermería de atención primaria, constituye una figura local muy cercana a los sectores más vulnerables y que requieren más solidaridad social.

Entendemos, por último, que es necesario fomentar la participación ciudadana empoderada en sanidad y salud en el sentido de favorecer la democracia real para mejorar la sanidad en Catalunya, pero también democratizar la Salud Pública a partir del análisis y seguimiento de los Determinantes Sociales y para reducir las desigualdades.

 La participación: clave de la soberanía de los pueblos en salud

De manera similar a como nos alertan con el Manifiesto Ultima llamada” que la vía de crecimiento que sigue el sistema es un genocidio en cámara lenta, ya en el año 2000 en la Conferencia de Bangladesh se valoró que una gran parte de la población mundial no tenía acceso ni a la tierra ni a sus recursos, ni tampoco a alimentos, enseñanza, agua potable, saneamiento, vivienda, empleo y servicios de salud.

Bangladesh se sumó a la denuncia de que los recursos se estaban agotando a una velocidad aterradora, y que la degradación de la naturaleza significaba una amenaza para todo el mundo, incrementando las desigualdades en salud con la «concentración de los recursos en manos de pocas empresas que se esfuerzan en maximizar sus ganancias privadas». Las directrices de las políticas económicas se alejaban de las instituciones democráticas y quedaban en manos de un pequeño grupo de gobiernos poderosos, e instituciones internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio. Las medidas impuestas, que significan deuda en muchos casos impropio, junto con las actividades no reguladas de las empresas transnacionales, han tenido efectos severos en las vidas y en las formas de ganarse el jornal, en la salud y el bienestar de poblaciones, tanto en países del sur como del norte. La política desatiende las necesidades de la población en reducir la financiación presupuestaria a los servicios públicos y en concreto a la sanidad, aún más amenazada con la negociación secreta de  TTIP. (Tratado de Comercio e Inversiones Unión Europea-Estados Unidos)

No es extraño, pues, que las organizaciones y movimientos de los pueblos se consideren «fundamentales para los procesos de toma de decisiones sean más democráticos, responsables y transparentes” y se puedan garantizar los derechos cívicos, políticos, económicos, sociales y culturales, con un nuevo papel de los medios de comunicación acompañando la sociedad civil en el control de la implementación, desarrollo e impacto de las políticas. Porque vale también hoy para Catalunya, y por toda la riqueza del análisis político, de género y de clase de la Conferencia de Bangladesh, queremos terminar este texto con su definición de salud, que es una de las más impactantes que se han escrito y de las que más llama a la reflexión y a la acción:

«La salud es un asunto social, económico y político, y es, sobre todo, un derecho humano fundamental. La desigualdad, la pobreza, la explotación, la violencia y la injusticia están en la raíz de la mala salud y de las muertes de los pobres y los marginados. La salud para todas las personas significa que deben desafiar los intereses de los poderosos, que hay que hacer frente a la globalización y que las prioridades políticas y económicas deben cambiar de forma drástica. »

Barcelona Julio de 2014[i]

[i] [i] Notas:
https://assemblea.cat/sites/default/files/documents/DTSalut.pdf
2 Vere Borrell, C., i Benach, J., “Els determinants socials de la salut” ahttp://espaifabrica.cat/index.php/el-preu-de-la-salut/item/794-els-determinants-socials-de-la-salut#footnote-13124-6
3 En este sentido, también, Martínez, Ana i Vergara, M., (coord.) i Benach, J i Borrell, C., (dir. científics) (2014) Cómo comercian con tu salud, Privatización y mercantilización de la sanidad en Catalunya, Icaria.
4 Ver de Sibina, M., i Dante, A., (2013) Artur Mas, on són els meus diners?
5 En este sentido se deberán tomar las siguientes medidas:)

-Que conste en los estatutos de la entidad que es medio propio del SNSC

-Que sea acreditado por el Sistema con las garantías de calidad y sostenibilidad

-Que el proveedor acepte mayoría de representantes del SNSC en su consejo de administración

-Que firme el código ético y acepte explícitamente los valores del proveedor público (servicio público, no ánimo de lucro, no práctica privada en centros públicos, incompatibilidades, no puertas giratorias
6 La SEC-95 es percibida por los sectores que la denigran como un ataque al modelo de autonomía de gestión. Una autonomía que gestión que, de manera acreditada, ha facilitado la comisión de irregularidades muy graves. La propuesta de huir del SEC-95 no sólo no aporta ninguna solución a esta situación sino que profundiza la opacidad y la falta de rendición de cuentas que la facilitan La propuesta de la ANC, pues, persigue una huida del derecho público que tanto molesta a los gestores del dinero público. De hacerse realidad, estos gestores tendrían las puertas abiertas para profundizar en un modo de gestión que aleja la sanidad del control democrático y que deja las manos libres para que cosas como la opacidad, las puertas giratorias y los concursos a medida para las empresas de los amigos tengan carta de naturaleza.

7 Agència de Qualitat i Avaluació Sanitària (AQAS)

 Primeras firmas

Josep Martí (CAPS)

Olga Fernández Quiroga (CAPS)

Carme Borrell (CAPS)

Angels Martínez Castells (Dempeus per la Salut Pública)

Sergi Raventós Panyella (Dempeus per la Salut Pública)

Vanessa Puig (Dempeus per la Salut Pública)

Antoni Barbarà Molina (Dempeus per la Salut Pública)

Gemma Tarafa (GREDS -EMCONET, UPF)

Joan Benach (GREDS- EMCONET,UPF)

Joan-Ramon Laporte(Fundació Institut Català de Farmacologia)

Montse Vergara (Dempeus per la Salut Pública)

Joan-Ramon Lladós (Dempeus per la Salut Pública)

Albano Dante -Fachin (Cafeambllet)

Marta Sibina (Cafeambllet)

José Aznar (advocat)

Luisa Blanco Delgado (advocada)

Matilde Barrabès (advocada)

Elena Alvarez (Dempeus per la Salut Pública)

José Alberto Moreira da Silva (Dempeus per la Salut Pública)

Alex Bosso Gaspar (UPF)

Maria Eugènia Sanchez Carreté (Dempeus per la Salut Pública)

Josep Cabayol (SICOM)

Frederic Pahisa (SICOM)

Siscu Baiges (SICOM)

Carmina Olivé (Dempeus per la Salut Pública

La lista de firmantes, que se va incrementando día a día

Para firmar el manifiesto puedes enviar tu firma a:  caps@pangea.org

Y aquí algunos links a entidades que han subido este documento y/o artículos en prensa

 CAPS en pdf

Dempeus

La ratera

Punts de Vista

Cafeambllet

Podem Sanitat Catalunya

Catalunya plural

El diario.es

Reacción de directe.cat, que lo toma como un ataque

 Intersindical Alternativa de Catalunya

Olga Fernández Quiroga


Los intentos de privatización del Hospital Clínic de Barcelona y las medidas para favorecer la sanidad privada: dos caminos que al final confluyen

octubre 22, 2013

Este artículo ha sido eaborado por el Grupo de Políticas de Salud del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS) y Plataforma Por el Derecho a la Salud ( PDS), y también está publicado en esta Plataforma.

Los caminos del desmantelamiento de la sanidad pública y su privatización en Catalunya son largos y múltiples, a diferencia de Madrid que se ha dado de una manera aguda. Así, últimamente, vemos varios atajos, unos con la excusa del aumento de las listas de espera en la pública, debido a los recortes, y otros simplemente con el “ mantra “ de que no hay dinero para la sanidad. Con esta excusa, se disminuyen cada año los presupuestos de los centros públicos, se cierran plantas de los hospitales, servicios en los Centros de Primaria, se recortan ingresos del personal, se proponen copagos, etc. pero como los pacientes son los mismos, se dan recursos y nuevos conciertos con centros privados para que atiendan a estos pacientes.

humor negro

En este camino hemos visto cómo se derivan pacientes del hospital de Mataró a centros privados como la Clínica Plató y el Sagrat Cor (en el 2012 fueron derivados desde Mataró 165 pacientes y en el 2013 serán 240) los intentos fallidos, de momento, de cerrar actividad en el hospital de Viladecans,(del ICS) y enviar pacientes al hospital de Sant Boi (privado y más caro). Igual en otros centros: Sant Pau al Dos de Maig, Tarragona a Reus y últimamente del Clínic al  Sagrat Cor (privado, multinacional ahora de IDC Salud SL, antes CAPIO Sanidad SL)

Por otro lado, en el hospital Clínic ya hace años que la administración (de Salud y del propio Clínic) con la excusa de mejorar la gestión y la eficiencia (como si esta mejora no la hubiera podido hacer la Generalitat directamente que ha estado gestionando desde hace años el hospital), existe la intención, dicen, de privatizar “la gestión” dando entrada a capital privado, primero de profesionales. Parece un experimento con gaseosa, pero muchos pensamos que es un primer paso para posibilitar jurídicamente la entrada de otro capital privado. Sobre este tema, últimamente ha salido la resolución del Parlament de Catalunya (página 87) de “instar” al gobierno a no seguir este camino y declarar al hospital como “ente” público de la Generalitat (y la universidad).

Pero los caminos siguen confluyendo y nos enteramos, en septiembre del 2013, que la dirección del Hospital Clínic presenta unas medidas de reordenación de actividad y de eficiencia (otra vez) 2013, con impacto económico, en actividad y en personal. Anuncia la disminución de ingresos del CatSalut por dos motivos:

– el recorte del 4,6% de las tarifas del concierto, que representan 14 millones de euros menos que en 2012

– el inicio del Plan de Reordenación Asistencial Territorial (RAT) 2013-2015, con un impacto en la reducción de la actividad de un 1 % que representan 3,5 millones menos de euros. En total, un recorte de 17,5 millones. ¡Atención con este RAT! es el mismo que pretendía cerrar servicios del hospital de Viladecans y llevar a los pacientes a Sant Boi; posiblemente lo iremos viendo en otros territorios y centros.

¿Que hará el hospital para reducir los gastos en estos 17,5 millones?: pues cerrará 74 camas (el 10,5% de sus camas) un 9 % menos de mesas quirúrgicas y una repercusión en personal de aproximadamente unas 45 enfermeras menos, 20 médicos menos y 10 administrativos (con jubilaciones anticipadas y otras medidas) y ¿Que haremos con los pacientes que no se puedan tratar en el Clínic debido a estos recortes? Pues dar este dinero que nos ahorramos del Clínic a la sanidad privada, al hospital del Sagrat Cor, y ¡vaya privada! una de las primeras empresas multinacionales sanitarias de España, IDC salud SL, (hasta hace poco se llamaba Capio Sanidad SL, según el Boletín del Registro Mercantil de Madrid n.99 del 29/05/2013). Esta multinacional tiene 6 hospitales en Madrid y 3 en Catalunya (Sagrat Cor, General de Catalunya y Hospital de Sabadell (Clínica Vallés, antes perteneciente a la Alianza, igual que el Sagrat Cor).

Capio facturó en España en 2011, 673 millones de euros de los cuales unos 500 (el 75 %) fueron de los presupuestos públicos.

ocupar las mutuas

Recientemente se ha publicado que esta “relación” del hospital Clínic con la empresa privada Capio viene de lejos (los caminos son largos). Así, el 28 de mayo de 2009 (hace 4 años) el hospital Clínico y Capio Hospital General de Catalunya (en Sant Cugat) firman un Convenio Marco de colaboración y alianza estratégica, con los objetivos de desarrollar proyectos para conseguir excelencia en la atención médica y estudiar formas de colaboración que permitan, bajo un proyecto asistencial, mejorar la  eficiencia y facilitar la accesibilidad de ciertas patologías. Estas palabras, como el resto de este primer convenio, en principio son tan generales que no se comprometen a nada en concreto. Fue firmado por Josep Maria Piqué Badia, director general del Hospital Clínic y Xavier Mate García, director general Capio Catalunya.

Sucesivamente se firmaron otros addendums a este convenio marco que van concretando las cosas:

–          el 20 de noviembre de 2009 se definen los términos de colaboración en programas de patología digestiva.

–          el 1 de enero de 2011 se firman acciones específicas en patología cardiológica, por lo que ya hay contraprestaciones económicas.

–          el 1 de octubre de 2011 por: aportación de un especialista en hemodinámica cardiaca. Prestación de actividad de hospitalización de sábados (guardia de cardiólogo. Prestación de servicios de cirugía cardiaca (por intervenciones en el HGC de pacientes en lista de espera del HCB) y prestación de servicios de consultoría. Con más contraprestaciones económicas.

¿Quien sale beneficiado de estos convenios? Evidentemente Capio, que gana patología de complejidad con la ayuda del Clínic, como si el hospital Clínic no pudiese asumir en sus instalaciones estas patologías, en vez de que los pacientes se trasladen a San Cugat. ¿Es que Capio (hoy IDC salud SL) quiere ser uno de los futuros capitales privados del Hospital Clínico (la joya de la corona, catalana)?

que no se enfaden los veterinarios

Y ahora encontramos la confluencia de caminos, los pacientes “recortados” del hospital servirán para dar más recursos públicos (concierto del Sagrat Cor con CatSalut aumentado por encima de los 32.764.029 euros que tenía concertados en el 2011, que es el último dato del que disponemos).

Se recorta la sanidad pública para dar los recursos a la sanidad privada. Se quiere hacer negocio con la salud en vez de respetar y fortalecer el sistema público para garantizar el derecho ciudadano de protección de la salud y sanidad universal de calidad para todos.

14 de octubre de 2013

Otros artículos relacionados:

Sous i  organització al·lucinants en el Clínic: Alfons Quintà a Crónica Global

Los gigantes de la sanidad privadade Guillermo Abril y Jaime Prats  en el diario el País. Este excelente artículo, ya linkado en el texto, pero que recomiendo especialmente como referencia para saber quién es quién, en todo el entramado financiero que se reparte el negocio de la sanidad pública.

La adjudicación de contratos a Capio en Catalunya, contada por LA PARS (Plataforma de Afectados por los Recortes Sanitarios)

NOTA: La traducción del artículo al castellano, los links, la negrita, las fotos y el apartado “otros artículos relacionados”, son míos

Olga Fernández Quiroga


Las granjas oncológicas de Juan Irigoyen

julio 17, 2013

Suelo hacer la pausa vacacional con algún post alegre y humorístico, pero este año, va a ser diferente, a menos que en el último momento me venga la inspiración y el ánimo.

Reproduzco un post del blog  Tránsitos intrusos de Juan Irigoyen que me llegó via twitter por  @ rosermarquet, a quién agradezco la referencia.

La historia es emocionante sí, pero también plantea claramente una disfunción en este sistema sanitario nuestro que cada vez se agrava más, con el desmantelamiento feroz al que está sometido. Y tal como dice Juan Irigoyen convierte la  asistencia sanitaria en una industria y la relación médico-enfermo en empresa-cliente o algo peor.

Nadie mejor que él para explicar el tránsito por el sistema y vivir la experiencia en primerísimo persona para comprobar muchas de las cosas que tan bien y con tanta precisión ha escrito.

Aquí está el post, que también podéis leer en su blog

LAS GRANJAS ONCOLÓGICAS

En el largo proceso de tratamiento de Carmen, tras transitar por territorios médicos múltiples, algunas veces experimentando terrores intensos, llegamos a las tierras oncológicas. Desde que fue diagnosticada de la Granulomatosis de Wegener, estuvo tratada por un médico internista de competencia acreditada. La relación entre ambos se encontraba inscrita en unas coordenadas, que ni siquiera pueden imaginar quienes están convirtiendo la asistencia médica en una industria. Fue una relación médico-enfermo que parecía salida de uno de los hermosos textos de Laín Entralgo. Una anemia persistente, terminó en una colonoscopia que dio resultado positivo. Fue intervenida quirúrgicamente. Tras la operación, el informe de Anatomía Patológica la convirtió en una paciente oncológica.

Desde que llegamos a Oncología, advertimos las diferencias. El rango de la enfermedad, con una alta posibilidad de metástasis, requirió tratamiento de quimioterapia. Pero, en una situación tan amenazadora, cada vez aparecía un médico diferente en la consulta. Nos hacíamos muchas preguntas acerca de la interacción entre el Wegener, el cáncer y la quimioterapia. Los distintos médicos que rotaban eran distantes, no respondían a las preguntas y nos transferían la información del cáncer, como si fuera un episodio aislado de su proceso general y del Wegener. Eran portavoces de la sesión clínica que había examinado el caso y tomado decisiones. Pronto aprendimos que no se podía conversar con una sesión clínica.

Por el contrario, las enfermeras de la sala de tratamiento eran cordiales, cercanas y muy profesionales. Estaban atentas a las señales de lo que se denominan efectos secundarios, que en el caso de Carmen representaban amenazas mucho mayores que los designados por ese piadoso término, secundario. La sala de tratamiento, donde se administra la quimio, era un mundo muy particular. La sobrecarga de gente y la diversidad de los enfermos, generaban situaciones que eran resueltas con una admirable profesionalidad por las enfermeras. Me gustaba observar la sala y las personas presentes.

Cuando en el segundo ciclo comenzaron los problemas para Carmen, los efectos secundarios, se acrecentó nuestro desamparo ante la asistencia médica rotatoria. En alguna ocasión, escuchamos una frase terrible para mí, que conozco el interior del sistema. Un médico nos dijo que “esta semana llevo yo a los de colon”. No me gusta nada esa frase que muestra esta realidad semioculta. Los enfermos, concentrados en una grupo bajo la supervisión de un guía provisional. Lo mismo que los turistas. Pero la asistencia médica a un enfermo de cáncer es otra cosa que la gestión de un viaje.

Entonces sucedió una explosión de lo inverosímil. Nos decidimos a plantear en la siguiente consulta, que le asignasen un médico de forma permanente. Cuando entramos, estaba un médico que nos recibió de forma muy cordial, con un exceso de simpatía comercial. Le dijo “Hombre, de Santander, qué bonito, qué suerte, qué bien, pasiega”. Pronto advertimos que no sabía que tenia un Wegener, luego no habia tenido tiempo de leer la historia, que compensaba llamándola “reina”. Entonces le planteé imperativamente que queríamos que le asignasen un médico estable. Respondió que sí tenía un médico. Cuando le pregunté quién era, un poco nervioso, buscó entre la documentación. Entonces leyó un papel y dijo “Su médico es el doctor Juan Irigoyen Sánchez. Pero ahora no está aquí”. Carmen dijo socarronamente señalándome “Sí aquí está”. La explicación del entuerto es que había visto, entre los papeles de la carpeta, el papel de la sala de tratamiento que indica a quién hay que llamar en el caso de que se suscite algún problema.

Carmen se quedó literalmente muerta. Sus miedos a la enfermedad fueron complementados con su miedo a los oncólogos y a las tenebrosas consultas despersonalizadas con los portavoces de las misteriosas  sesiones clínicas. Se sentía totalmente desamparada. Es un sentimiento tan terrible, que no se lo deseo a nadie. Ella no comprendía porqué le trataban así. Nunca en su experiencia de enferma tuvo un problema de este rango, ni en el centro de salud, ni con los internistas, ni con otros especialistas, ni con los cirujanos. El terrible recuerdo de su experiencia en ADESLAS atenazaba su mente.

En mi caso, un suceso así generaba algo más que impotencia y desamparo. Había trabajado con médicos de familia sobre las agresiones a médicos. Ahora, mis dudas se suscitaban. Pero lo peor es la vivencia de una situación tan inverosímil, que es imposible que sea aceptada por un interlocutor. Tengo muchos amigos y compañeros médicos. Cuando cuento esto siento un aislamiento especial. Me recuerda al libro de Artur London de “La confesión”. Un alto dirigente comunista, con una historia intachable y que ocupa puestos de dirección en el estado en Checoslovaquia, es detenido y acusado de traidor y agente enemigo. En el libro narra muy brillantemente su aislamiento que experimenta entre los suyos, así como la inevitable adquisición de la condición de sospechoso. Algo de esto he vivido con la experiencia oncológica de Carmen. Un sentimiento de vacío, por lo inverosímil de la historia. La apariencia ante los demás de sospechoso de alienación. La indefensión es una situación muy difícil, pero más lo es la soledad absoluta que se deriva de esta situación terrible. Le comentaba a Carmen irónicamente que estábamos viviendo una situación de “estalinismo blanco”.

Después, Carmen consiguió que le asignaran una oncóloga con la que tuvo buena relación, aunque ella ya tenía mucho miedo, que es un sentimiento muy destructivo. Un mes después tuvo una intoxicación que obligó a suspender el tratamiento. Una decisión tomada en una, misteriosa para nosotros, sesión clínica. El verano, el último de Carmen, fue fantástico para ella. Sin tratamiento, en su tierra, con los suyos queridos, sin misteriosas sesiones clínicas que se sobreponen a tu vida.

En el otoño, en el primer TAC apareció una metástasis en el hígado. De nuevo fue a quirófano tras el circuito de pruebas y consultas. Después de la operación, se encontraba bien, muy contenta con la relación con el cirujano y el anestesista. Yo me encontraba mal. Estaba persuadido de su inminente fin, distanciado del ambiente de médicos y amigos empapados de las necias psicologías positivas. Dos meses después, se produjo la concurrencia de dos sucesos fatales. La oncóloga que la trataba, estaba embarazada, y cogió una baja que iba a durar varios meses. Esto significó un golpe muy duro para Carmen. De nuevo quedaba frente a los portavoces rotatorios de las sesiones clínicas. El segundo, fue que en el primer TAC, dos meses después de la operación, aparecia otra metástasis en el hígado. El cirujano decia que era operable. De nuevo vuelta al quirófano. Previamente, un PET para confirmar. La situación clínica tan negativa se contraponía con el retorno a nuestra cotidianeidad de toda la tribu de los positivos.

Ahora vuelvo a lo inverosímil. La primera consulta para ver los resultados del PET. Una oncóloga muy joven nos recibe. No había leido el resultado del PET. Entonces, distante, al estilo de los portavoces de las sesiones clínicas, lee los resultados en la pantalla, y, sin contener sus emociones , dice “tienes varias metástasis en el hígado, en ganglios linfáticos y una osea en el muslo”. Carmen estaba en una situación tal que no procesó la información. Le preguntaba si eran operables todas las metástasis. La oncóloga le dijo que estaba descartado, que sólo quedaba el tratamiento (la quimio). Entonces le dijo un sentido “lo siento”.

He vivido muchas situaciones de adversidad en mi vida, pero ninguna tan fuerte como esta. En la situación dramática descrita, cuando nos da cita para las pruebas que inician la nueva quimio, Carmen le pregunta en tono de súplica ¿estarás tú en la consulta? La oncóloga le dice que no, que no sabe quién estará. Carmen le insiste y le dice que quiere que esté ella. La respuesta es un cambio de tono, intensificando la dureza. Le dice que tiene muchas cosas que hacer. Ser espectador de las súplicas de una mujer tan débil y moribunda frente a una oncóloga carente de cualquier debilidad frente a los pacientes, que sitúa su vida profesional por encima de cualquier cuestión, que carece de cualquier sentimiento, en coherencia con los parámetros por los que va a ser evaluada, es una de las peores experiencias a las que he tenido que enfrentarme. Carmen no era una inversión rentable para la oncóloga. Así lo diría un programador o gerente de los que escriben los guines profesionales.

Carmen no se enteró muy bien de su situación. En los dias siguientes conseguí que la viese el jefe de servicio. Estaba tan débil mentalmente, que aceptó la quimio contra mi opinión. Desde que empezó el tratamiento hasta su muerte, transcurrieron cuatro semanas.

Esta es una experiencia de lo que me gusta llamar las granjas oncológicas. Un sistema en el que, como en las granjas, los científicos deciden las dosis individualizadas de alimento de cada interno. La relación de cada uno con los técnicos tiene como finalidad obtener información para la toma de decisiones con criterios científicos. En este sentido es despojado de su condición de ser humano, siendo convertido en un sistema de órganos y funciones sobre el que es posible intervenir. Un lugar donde es posible encontrar un gesto de compasión u otro sentimiento humano positivo en quien te administra la dosis. Una pregunta subyace en esta historia. Se trata de discernir si un enfermo oncológico debe tener asignado un médico, de modo que se pueda establecer una relación asistencial continua e integrada.

Mañana hace un año de la muerte de Carmen. Me he tomado este tiempo para tener una distancia. En los próximos dias publicaré en este blog algunos fragmentos de correos electrónicos mios, dirigidos a personas amigas, en los años oscuros de la enfermedad de Carmen.  Lo hago para evidenciar los sentimientos y las reflexiones de algunos usuarios de tan imponente industria del dolor. Estos no encuentran cauce en un sistema comunicativo tan eficaz en ocultar realidades tan  importantes. Lo hago en la memoria de la débil y querida Carmen de los años del cáncer.

Marika Takeuchi: The Arctic Light

Olga Fernández Quiroga


Propuestas para la regeneración del carácter público de la sanidad catalana

junio 28, 2013

El valor más querido de este documento, proviene de su carácter negociado e integrador, entre personas con ideas distintas, de ámbitos diferentes y seguramente con intereses diversos. O sea, del valor de la discusión, del contraste de pareceres y de una integración final con la que nadie está de acuerdo al 100%, pero todos compartimos.

Quiero resaltar este valor, hoy en día tan en desuso. Porque exige paciencia, tolerancia, generosidad, saber escuchar, integrar, valorar, compartir, colaborar…aunque sólo fuera por la puesta en práctica de estos verbos, ya valdría la pena. Si además, le puede servir a alguien, estupendo

No es tan difícil: yo no estoy de acuerdo conmigo misma al 100% y consigo arreglármelas cada día…

Por eso va con anexos y sin anexos y con aclaración final.

También en la Web del CAPS, en catalán

En castellano

Con los dos anexos

Por supuesto, siempre admite aportaciones. Y mil gracias a los  participantes, sobre todo a los coordinadores: Montse Figuerola, Santi Marimon y Josep Martí Valls 

Olga Fernández Quiroga


La falta de credibilidad del Departament de Salut (del Conseller Boi Ruiz)

marzo 24, 2013

Hoy quiero compartir esta reflexión que nos explica el Dr. Josep Martí Valls, del CAPS  y que subraya dos interesantísimas cuestiones de fondo.

1) Que la credibilidad de las instituciones, esa que ha perdido Ruiz, el Conseller de Sanitat del Gobierno catalán, es “esencial” para poder gobernar, y sin ella nada se puede hacer. Otra consecuencia de esta estafa política, que llaman crisis, y que ya se ha instaurado en la sociedad. Nos costará muchísimos años y muchísimos esfuerzos volver a recuperarla.

2) Que por encima de los protocolos, están las personas, siempre, pero en  salud muy especialmente. También esencial.
—————————–

“Esencial” o mejor decir “apropiado”, una buena iniciativa que puede fracasar por falta de credibilidad del Departament de Salut

El día 7 de marzo fui a una jornada de presentación del proyecto “Essencial” , que para mí sería mejor llamarle “apropiado”, por parte de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña , dependiente del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya. Para los presentadores, el proyecto Essencial significa “añadir valor a la práctica clínica”, y lo explican así:

“… identificación de prácticas de poco valor, priorización de recomendaciones, comunicación activa de las recomendaciones y evaluación del impacto de las recomendaciones…”

De hecho, es una voluntad de reducir la variabilidad en las indicaciones clínicas (esto es bueno), mejorar la calidad y la sostenibilidad del sistema haciéndolo más eficiente, haciendo lo que hay que hacer y no haciendo lo que no tiene evidencia o consenso de efectividad. El proyecto es copia de espacios similares de otras Agencias de evaluación en Salud, como la inglesa NICE  o la australiana, con los principios de “más no siempre es mejor” o “Do not do”.

Esto, que me pareció una buena iniciativa, tanto los presentadores del proyecto  como las experiencias que se expusieron en la jornada, hicieron hincapié en la reducción de costes que representaba, interesante en un momento de crisis económica, etc. y al día siguiente, los medios de comunicación insistieron en esta valoración económica, incluso en titulares.

También se oyeron en la red voces escandalizadas diciendo: “quieren recortar más, para ellos sólo cuentan el dinero, al final nos dejarán morir…, ya que algunas de las experiencias que citaban los medios eran, no hacer radiología en lumbalgia inespecífica sin afectación neurológica antes de las seis semanas (este proceso, generalmente benigno, suele “curar” en menos tiempo) o bien no hacer mamografía, si no hay factores de riesgo, por debajo de los 50 años, etc.

¿Que quiere decir esto? Quiere decir que una buena iniciativa, si no hay confianza y credibilidad en la administración, si crees que ésta engaña o hay demasiadas sospechas de corrupción encubierta, la iniciativa puede fracasar. Y eso es lo que ocurre en estos momentos con el Conseller de salut de Catalunya quién, por cierto, llegó a la jornada que debía inaugurar, dos horas después de la inauguración, cuando ya se habían marchado de la entrada un grupo con batas blancas y pancartas en contra de él. Es como si él mismo propusiera un pacto anticorrupción o por una mejor sistema sanitario público, después de las políticas llevadas a cabo hasta ahora. Creo que el Sr. Boi Ruiz debería dimitir para hacer creíbles unas nuevas políticas.

Otra cosa sería hablar con los profesionales, de hasta qué punto se deberían seguir las recomendaciones del proyecto (como los protocolos) porque, por ejemplo, yo mismo, unos días después de ir a la jornada, tuve que saltarme la primera recomendación. Explico el caso.

Se trataba de una señora de 80 años internada en una residencia, con una historia de lumbalgia muy aguda, en tratamiento por su médico con analgésicos, sin radiografía lumbar, como indica la recomendación (internacional en este caso) pero al cabo de 15 días de no mejoría del dolor y la discapacidad funcional, tanto la paciente como los familiares que la visitan están muy preocupados y nerviosos: ¿qué tendrá? si será una cosa fea… etc y yo recomiendo la maldita radiografía. Van a urgencias de un hospital, hacen la radiografía e informan que es normal. La paciente, al día siguiente ya había mejorado clínicamente y la familia estaba más tranquila. Quizás tendremos que saltarnos, en algunas ocasiones, las recomendaciones generales, para atender a pacientes concretos.

Pep Martí (CAPS) 11 de marzo 2013

Lágrimas negras, un título apropiado. Bebo Valdés (in memoriam) y Diego el Cigala

 


La (brutal) ROTURA del Sistema Nacional de Salud (SNS) y de los Servicios Nacionales de Salud

julio 2, 2012

El Decretazo, es el  Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, publicado en el  Boletín Oficial del Estado (BOE)  núm. 98 del martes 24 de abril de 2012, aquí en su tramitación en el Congreso de los Diputados y que con 5 páginas de rectificaciones posteriores, nos da una idea clara de la profunda, pormenorizada y reflexionada profundidad  de las reformas que contiene.

El principal “valor” es que ROMPE, ROMPE, ROMPE el modelo del SNS (Sistema Nacional de Salud) que más o menos oficializó la Ley General de Sanidad (Ley LLuch) del año 1986 y subsiguientemente los 17 SNS (Servicios Nacionales de Salud) de los modelos decididos en las comunidades autónomas, incluida Catalunya.

Así que rompemos el modelo, de una manera totalmente chapucera sin que nos digan claramente cuál es el modelo que lo sustituye. La intención es clara: un tipo de sanidad como la que tienen en los EEUU (y que intenta modificar el Presidente Obama), un sistema de salud público caritativo, para todos los que no puedan pagar y el resto o bien deberá afiliarse a mutuas aseguradoras o bien a través de la empresa y dependiendo si trabajan o no, tendrán seguros de salud.

Este cambio es lo realmente grave. Todo lo demás que hemos ido viendo en los últimos meses en los medios de comunicación son consecuencias: las personas que se quedan fuera, ya sea porque no tienen papeles, porque no tienen 26 años o simplemente porque no tienen dinero. Se podrán añadir todas las “excepciones” que se quieran.

Voy a subrayar en este post las veces que sean necesarias este verbo, ROMPER, porque esto es exactamente lo que hace este Decreto. Un cambio radical que cercena toda la idea que hasta el momento habíamos consensuado que fuera nuestro Sistema de Salud. A partir de su puesta en funcionamiento, retrocederemos en el tiempo y pasaremos a ser asegurados. Se acabó lo de ciudadanos con derecho a una asistencia sanitaria universal, equitativa y financiada a través de los impuestos (es decir gratuita a la hora de utilizarla).

Dice el diputado de Ciu Carles Campuzano , una de los pocos convergentes que vale la pena escuchar hoy en día, que es un inmenso error se mire por donde se mire y me alegro que él lo mire desde muchas perspectivas y no únicamente como hace su partido, que parece basar su identidad  en ir en contra de… Madrid por supuesto. Aunque sólo teóricamente.

¡Como me gustaría que  CiU leyera y respetara o respetase el último párrafo de su escrito! (los subrayados son míos)

La greu crisi que vivim no pot justificar de cap de les maneres un canvi tan radical, i alhora tan inútil, de model d’assistència sanitària. I menys fet per la via del decret llei. (La grave crisis que vivimos no puede justificar, de ninguna de las maneras un cambio tan radical y al mismo tiempo, tan inútil, de modelo de asistencia sanitaria. Y menos hecho por la vía del decreto ley)

En Catalunya parece que el Gobierno casi tripartito de CiU (Convergencia, Unió  y PP),  ha decidido pasar al PP por la derecha y ser MAS ultra, MAS neocon o Mas de lo que sea, porque lo que les molesta no es destrozar el Sistema de Salud, sino que invadan competencias autonómicas. A estas alturas, me es indiferente que me machaquen en castellano, en catalán o en alemán. Quiero que no me machaquen, que no nos machaquen, que no nos traten como a imbéciles, que no nos culpabilicen de todo lo divino y lo humano.

Este artículo del periodista Alfons Quintà, fija lo que está pasando con el denominado “modelo catalán”, ganando a estas alturas en intensidad destructora al actual Gobierno del PP (Partido Popular). El título que le ha puesto es: Sanitat: Radicalització, destrucció i més cost assegurat ( Sanidad, Radicalización, destrucción y  más coste asegurado).

Y en este otro explica los diferentes modelo sanitarios  y lo que se carga el Decretazo.

¿Qué hacer? Por supuesto manifestaciones, manifiestos, actos, información continúa en lo que sepamos cada uno, como esta conversación en la celebración del 15M , con crónica incluida amable y rápidamente realizada por el blog  pasión por la medicina , denuncias a la justicia, denuncias en los medios de todo eso que a veces sabemos pero que aún no hemos dicho, activismo en las redes sociales y propongo pedir al PSOE, PSC en Catalunya como partidos  mayoritarios, pero también a todos los partidos minoritarios que aún no lo hayan hecho, que declaren clara y contundentemente que DEROGARAN este Decreto en cuanto tengan  mayoría parlamentaria para hacerlo.

Le pedí  esto mismo a Pepe Martínez Olmos,(@PmOlmos ), Secretario General de Sanidad con el Gobierno socialista del Presidente Zapatero, actual portavoz de Sanidad  del PSOE en el Congreso de los Diputados y médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Me contestó que Rubalcaba ya lo había dicho. Sí, lo hizo, pero en una entrevista en el país del 22 de abril, en un párrafo perdido.

El mismo habla en su blog mariposas en el estómago, del Decretazo y quizás se pueda entender que si gobiernan lo derogarán, pero insisto, quisiera leerlo y oírlo sin el quizás, de manera contundente, clara y como titular.

Por parte del PSC, elijo a Josep Mª Rañé, que fue Conseller de Treball socialista en el Gobierno de Pasqual Maragall y ha ocupado cargos en el Institut Català de la Salut (ICS) y en el Servei Català de la Salut.  Explica muy clarito y en catalán lo que supone el Decretazo.

En mi modesta opinión, creo que este Decreto, unido al resto de barbaridades en Educación (toda: guarderías, ESO, bachiller, universidades), en Justicia (las tasas) en Investigación (I+D), en Vivienda (desalojos inhumanos y vergonzantes para toda la sociedad)  en fin, en todo el sistema público debería ser suficiente para esta contundencia en y de la oposición.

Puede que sea lo único que puede parar al PP en el Estado y a CiU en Catalunya, que confunden constantemente gobernar con imponer y piensan que pueden pasar como apisonadoras sin la ayuda de nadie. El PP ya se ha dado cuenta con su nefasta gestión de la denominada “crisis” y que es más claro denominar “estafa financiera”, y CiU ya lo sabe, pero hace “como si”.

Y gobernar obliga. Y hasta el lenguaje obliga, por mucho eufemismo, negación, huidas, cinismo, palabras vacías y comparecencias en vez de ruedas de prensa…

Puede que algunos penséis que esto no sirve para nada, que los partidos tienen un programa electoral y luego hacen lo que les sale de dónde sea, pero creo que es nuestra responsabilidad hacer que esto cambie, creo que forma parte de la participación ciudadana exigir que si el PP es un partido ultraliberal, neocon o como se quieran llamar que lo diga claramente y que le voten los que están de acuerdo con su ideología.

Os dejo unos cuantos links que me parecen interesantes. Recordad: ROMPE EL MODELO. Brutalmente.  Ya está hecho. Ya se ha cruzado la línea roja. Ahora lo sufriremos personal y/o colectivamente.

El manifiesto por la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios de la plaltaforma “no gracias”

Un excelente pps. publicado por Rafa Cofiño, referente en salud comunitaria y realizado  por Pablo Perez Solis y Alvaro Díaz Alvarez, dos médicos de familia de la Comunidad asturiana, , que también podéis visionar en slideshare 

Y el análisis inicial que realizaron en Sanidad pública y sostenible

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

El de la Iniciativa Penal Popular en el blog de Dempeus

Médico crítico, con su deconstrucción del SNS, después de leer el BOE

Y un ejemplo de las consecuencias para emigrantes sin papeles

Más otro de Pepe Aguilar, que titula:”me desperté moro o quizás sudaca”

Y, leed con atención en el blog de los jesuitas, Cristianisme i Justícia, la carta de una médica de un Centro de atención primaria de Catalunya, que contesta a otra que la escritora Lucía Etxebarria, escribía en la Vanguardia describiendo una experiencia personal sanitaria. Esta médica, además, nos ofrece un artículo muy trabajado con muchos enlaces a cada cuestión que plantea.

Y en el blog “SOS sanidad Pública” una historia personal, como dicen ellos, lejos de las cifras, los datos y el Decreto. Si no fuera trágico hasta podríamos reírnos, porque hay que ser zoquete para obviar que, aunque fuera desde un punto de vista estrictamente egoísta, se está creando un problema de salud pública.

El Grup de Defensa de la Sanitat Pública, intenta hacer una recopilación de Acciones contra el Real Decreto

Al menos información no nos falta. Quizás acción.

Os dejo en muy buena compañia. Ternura, belleza, complicidad y excelente realización de las imágenes. Leonard Cohen.

Olga Fernández Quiroga